Muere el senador más longevo de EU

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

Washington. - El legislador demócrata Robert C. Byrd, el decano del Senado y el miembro con más años de servicios en la historia de la Cámara alta, murió hoy a las 92 años de edad.

Byrd, quien militó alguna vez en el Ku Klux Klan y por 15 horas bloqueó él solo la histórica ley de derechos civiles de 1964, falleció en la madrugada de este lunes en un hospital de Virginia.

El legislador por Virginia Occidental fue ingresado al nosocomio la semana pasada por lo que se creía inicialmente era agotamiento derivado de las altas temperaturas, pero su salud se complicó el domingo.

En los últimos años la salud del nonagenario legislador se había venido deteriorando al punto de que requería de silla de ruedas para movilizarse a través del vasto complejo de oficinas y salas legislativas.

Autodidacta e hijo adoptivo de un minero que vivió en la pobreza, Byrd sirvió por más de 50 años en el Senado, de la que fue líder durante seis años, después de haber sido electo en 1952 a la Cámara de Representantes por su estado natal.

Un apasionado orador que con frecuencia aludía pasajes de la historia en sus intervenciones en el pleno del Senado, Byrd es recordado como un firme defensor de la constitución y la separación de poderes.

Con frecuencia recordaba a sus colegas que el Congreso está a la par del poder ejecutivo, “ni arriba, ni abajo”, sin importar a que partido perteneciera el ocupante de la Casa Blanca en turno.

Para ello y cuando era necesario, echaba mano de una pequeña copia de la Constitución de Estados Unidos que siempre cargaba en una de las bolsas de su saco.

Byrd fue el único demócrata en el Senado que se opuso y votó en contra de la resolución autorizando la guerra con Irak, desestimando la voz generalizada sobre una amenaza inminente contra Estados Unidos.

En su combativo estilo, Byrd se sumó entonces a muchas de las voces opuestas a la guerra, acusando a los líderes del país de “falsear o exagerar la necesidad para invadir Irak”.

Con frecuencia su pasión hizo aflorar sentimientos personales, como cuando se supo que su cercano amigo, el fallecido senador demócrata Edward Kennedy padecía cáncer del cerebro.

“Ted, mi querido amigo, te quiero mucho”, dijo sin poder contener las lágrimas hablando en el pleno del Senado.

Años después, Byrd lamentó su voto en contra de la ley de derechos civiles, “si pudiera volver a hacer las cosas, lo haría diferente”, dijo, a la vez que reconoció su breve militancia en el Ku Klux Klan como un error.

agp