Obama cambia seguro médico por créditos

Alerta Rusia de posible implicación de EU en envío de tropas a Siria
Por:
  • larazon

Redacción / La Razón

Tras un año de perseguir su principal iniciativa de política interna, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reeditó su plan de reforma de salud. Ahora busca dar cobertura a 31 millones de estadounidenses y olvida el seguro total prometido a los estadounidenses. El plan costará un billón de dólares.

El mandatario propone una reforma al sistema de salud de 10 años de alcance que costará cerca de un billón de dólares y permitirá al gobierno negar o eliminar los aumentos exagerados de las cuotas de seguros de salud.

Para ello ofreció ampliar los créditos tributarios para familias con ingresos anuales entre 44 y 66 mil dólares, así como para los negocios pequeños.

Al presentar la propuesta en su página de la Internet, la Casa Blanca dijo que la iniciativa pondrá a las familias y esos negocios en control de sus seguros médicos.

El nuevo plan hace énfasis en reducir el costo de las pólizas de cobertura y ampliar la asistencia para hacer más accesibles los servicios médicos, sin embargo omite el seguro de salud manejado por el gobierno que buscaban los sectores más progresistas.

No hay certezas de que el Congreso pueda aprobar la propuesta ambiciosa del presidente, dado que prácticamente todos los republicanos se oponen y algunos demócratas están comenzando a tener dudas sobre los cambios que apoyaron el año pasado.

La propuesta de Obama incluye nuevas previsiones orientadas a atacar las prácticas de abuso, fraude y dispendio en el sistema nacional de salud, un constante clamor de los republicanos en el Congreso.

Al respecto propuso sanciones, que incluyen prisión a quienes promuevan o incurran en fraude con el sistema de salud pública Medicare y el programa de salud para personas mayores.

La propuesta motivó el repudio inmediato de los republicanos en el Congreso, que la calificaron de un simple maquillaje de una iniciativa que, a su decir, ha sido rechazada por la mayoría de los estadounidenses.

Aunque a finales de 2009 el proceso legislativo de la reforma propuesta por Obama logró ser aprobado por las dos cámaras, las posibilidades de que llegue a ser una ley definitiva se vieron comprometidas por la pérdida de la supermayoría de que los demócratas gozaron hasta principios de año, cuando el republicano Scott Brown ganó la silla de senador por Massachusetts, que durante décadas tuvo Edward Kennedy.

Descartan legalizar uso de drogas

“La legalización no es tema de discusión de la administración Obama bajo ninguna circunstancia”, sostuvo el director de la oficina de política nacional para el control de drogas de la Casa Blanca, Gil Kerlikowske.

Además señaló que la administración Obama no ha encontrado sustento a las afirmaciones de quienes consideran que la legalización de las drogas aliviaría el presupuesto.

A su vez el embajador de EU en México, Carlos Pascual, manifestó: “la legalización no es parte de la política de la administración de Barack Obama”.

Con información de agencias

agp