Oposicion logra amnistia: cede edificios, pero no calles

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto AP

Gráfico Diego Quiroz La Razón

La Rada Suprema de Ucrania cedió ayer, aunque limitadamente, a las exigencias de los manifestantes con la intención de terminar con la crisis que vive el país desde hace dos meses: dio luz verde a una ley de amnistía que se aplicará si los activistas desalojan los edificios oficiales que tienen tomados. La ley aprobada en la última hora de la sesión determinará el futuro de los detenidos por participar en los disturbios y enfrentamientos.

Los opositores, fortalecidos tras la renuncia de Mikola Azárov, hasta el martes primer ministro, rechazaron los dos proyectos existentes al inicio de la jornada que condicionaban la liberación a desocupar las dependencias de gobierno y retirar las barricadas y tiendas de campaña colocadas en las calles. De esos planes, presentados a las once del día, se derivaron cuatro. El que fue aprobado descarta el retiro de los campamentos.

La votación se produjo tras la visita al Parlamento del presidente Víctor Yanukóvich, quien se reunió con diputados de su partido, a quienes, según fuentes ucranianas, amenazó con disolver el Congreso si no votaban a favor de la amnistía condicionada. La prensa local asegura que 50 oficialistas estaban dispuestos a respaldar la amnistía sin condiciones.

El primer edificio liberado fue el Ministerio de Agricultura, el cual estaba en manos de la organización Spilna Sprava (Causa Común). No todos los inconformes aceptaron la resolución: Arseni Yatseniuk, líder de otro movimiento, calificó como inadmisible poner condiciones.

La oposición seguirá ocupando la Sede de los Sindicatos y el Palacio de Octubre, al tiempo que no tendrá que desmontar la ciudadela de tiendas de campaña instalada en el corazón de Kiev.

En tanto, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton, se reunió con Yanukóvich. Luego de ello dijo: “la violencia y la intimidación, vengan de donde vengan, deben terminar... y dar paso a un auténtico diálogo”.

Por su parte Vladimir Putin y su primer ministro, Dimitri Medvédev, anunciaron que esperarán a que Ucrania tenga un nuevo gobierno para enviar la ayuda de 15 mil millones de dólares fijada en diciembre. “Cumpliremos nuestros acuerdos... cuando sepamos quién estará en el gobierno ucraniano, quién va a trabajar ahí y qué reglas aplicarán”, señaló Medvédev.

Aunque la tensión disminuyó prosigue la exigencia de adelantar elecciones y aprobar reformas constitucionales que quiten poderes al presidente.