Lunes 3.08.2020 - 18:55

Otro mexicano haciendo historia

Da candidatura PRD a quien dejó de ser priista hace... 72 horas
Por:

Fernando Dávila Moreno/3.80.3.65

“Una gran experiencia”, así define Juan Carlos Quintero Carmona su estancia por Europa y su participación en la planta de ensamblaje del avión más grande del mundo, el Airbus A-380.

Lo anterior coloca al capitalino como el primer estudiante mexicano en lograr esta meta dentro del área de calidad de línea de ensamble final del ya referido avión, que tiene una capacidad máxima de transportación de 800 pasajeros.

A sus 23 años, Juan Carlos comenta para La Razón las funciones que llevo acabo en la planta, los procesos de aceptación y el apoyo de que fue objeto para poder cumplir este sueño que duró un año, por tierras teutonas.

La funciones:

“Durante mi estancia en la fábrica de Airbus localizada en Hamburgo, mis actividades fueron la de estudiar los manuales de mantenimiento general del A-380, actualizar las órdenes de trabajo que llena el personal de ensamble final y ayudar en las inspecciones de calidad y supervisón dentro del avión”, comentó.

Los Procesos:

De acuerdo con el estudiante de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) Culhuacán, los procesos para su selección, nacieron por la inquietud de conocer y experimentar nuevos horizontes en el plano profesional, llevándolo así a solicitar una oportunidad a través del Programa de Movilidad Académica Internacional perteneciente al Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la DAAD que traducida al español significa Servicio Alemán de Intercambio Académico, para conseguir una beca global que convirtiera su sueño realidad.

Tras esto y después de cumplir con los requerimientos de ambas instituciones y al ser aprobada su solicitud, al estudiante se le otorgaron dos becas para poder viajar a Alemania, una académica y otra practica.

Durante estos periodos que duraron aproximadamente seis meses cada uno, se contemplaron tres etapas.

La primera consistió en tomar dos cursos intensivos de alemán durante dos meses en una universidad o centro de lenguas extranjeras de Alemania.

La segunda parte radicó en estudiar un semestre en una universidad Alemana, siendo esta la Universidad de Saarland, ubicada en la ciudad de Saarbrückenn, en el suroeste de Alemania.

Y la última etapa, la práctica, la cual consistía en la realización de prácticas profesionales en una empresa o industria Alemana.

El apoyo:

Juan Carlos se dijo agradecido con los tres actores que hicieron posible la travesía, los cuales le apoyaron en todo momento, de diferentes formas, pero principalmente económicamente, reveló que por parte de su institución educativa, esta lo apoyaba con el deposito mensual de 8 mil pesos en un inicio, los cuales se incrementaron a diez en una segunda etapa, así como los boletos de avión requeridos para su arribo a Alemania y regreso a la Ciudad de México, por su parte la DAAD aportó la cantidad de 200 euros también de manera mensual, y como plus la recepción de otro apoyo económico por parte de la empresa Airbus.

De esta forma se demuestra la capacidad de un mexicano mas en el extranjero, el cual pese a su juventud fue capaz de alcanzar metas, sueños y proezas gracias al apoyo y hambre de triunfo que como él otros connacionales tienen para dejar el nombre de México muy en alto.

fdm