Oxígeno en la Casa Blanca impulsa el retorno de Guaidó

Oxígeno en la Casa Blanca impulsa el retorno de Guaidó
Por:

Juan Guaidó está listo para regresar a Venezuela, después de dos semanas de gira internacional, en la que buscó el apoyo de la Unión Europea, Canadá y, su principal aliado, Estados Unidos, para relanzar su hasta ahora fallido intento de derrocar a Nicolás Maduro.

El evento cumbre del tour del diputado opositor venezolano se dio ayer en la Casa Blanca, donde fue recibido por el presidente de EU, Donald Trump, quien un día antes lo reivindicó como mandatario legítimo de Venezuela, en el pleno del Congreso, donde rindió su informe de gobierno.

Te puede interesar: Ya son 564 los muertos por coronavirus en China

El primer encuentro Trump-Guaidó se dio en momentos en que Washington le ratificó su reconocimiento y respaldo para mantenerse en la tarea de ejecutar la transición en Venezuela, desde un chavismo que aún controla a las instituciones de gobierno a una “democracia” al estilo de Estados Unidos y sus aliados.

Pese al amplio espaldarazo del magnate, Guaidó no logró el mismo trato que reciben otros mandatarios acogidos por el presidente de Estados Unidos en turno: la foto de ambos en la Oficina Oval y una conferencia con detalles de la conversación.

Hubo soldados alineados en la entrada de la Casa Blanca mientras Guaidó arribaba a la reunión. Trump caminó por una alfombra roja para recibirlo y escoltarlo adentro, pero después de caminar por el pórtico, no hubo más.

“Venezuela y Estados Unidos están hermanados por la democracia y la libertad. Los venezolanos reconocemos el determinado liderazgo del presidente Donald Trump y agradecemos el invaluable apoyo de todo su gobierno”

Juan Guaidó

Opositor venezolano

En la víspera, Guaidó fue invitado al discurso del estado de la Unión del presidente. Los legisladores aplaudieron cuando Trump lo presentó como el “verdadero y legítimo” líder de Venezuela.

La Casa Blanca dijo que la visita fue una “oportunidad para reafirmar el compromiso de Estados Unidos con el pueblo de Venezuela”. Los líderes discutirían cómo Washington puede trabajar con Guaidó para “agilizar la transición democrática en su país que ponga fin a la crisis actual”.

El vicepresidente Mike Pence se reunió con Guaidó en el Capitolio, antes de partir hacia Pensilvania. También estuvieron presentes los senadores Marco Rubio y Rick Scott, ambos republicanos de Florida, estado con vínculos venezolanos.

Guaidó salió de Venezuela en un momento en el que le quedaban pocas opciones y batallaba para atraer a números significativos de personas a las calles para manifestarse contra Maduro. Su ímpetu tuvo un ligero repunte a principios de enero, cuando fue visto en imágenes ampliamente publicadas, en las que aparecía discutiendo con la policía antidisturbios mientras trataba de saltar una valla e ingresar al edificio de la Asamblea Nacional.

El dato: Inicialmente, la Casa Blanca autorizó el ingreso a medios durante la visita, pero cambió de parecer y no permitió la entrada a reporteros.

“Señor presidente, por favor lleve este mensaje de regreso a su país”, dijo Trump a Guaidó durante el discurso del martes. “Todos los estadounidenses están unidos con el pueblo venezolano en su justa lucha por la libertad”.

La Casa Blanca señaló que EU continuará trabajando con los países de la región para “enfrentar la dictadura de Venezuela” y garantizar un futuro “democrático” para su gente.

Robert O’Brien, asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, pidió a Rusia, China y Cuba que dejen de apoyar a Maduro. Apuntó que éste carece del respaldo de su pueblo y que “ejerce tiranía” sobre ellos.

“Pedimos a los chinos, rusos y cubanos dejarlo ya y salir de Venezuela, y dejar que los venezolanos controlen su propio destino”, comentó O’Brien a un grupo de embajadores en Estados Unidos.

Venezuela ha sido prioridad en Latinoamérica para el gobierno de Trump, que hace un año fue el primero de varios gobiernos en reconocer a Guaidó.

El gobierno de Estados Unidos ha emprendido lo que describe como una campaña de sanciones de “máxima presión” y otro tipo de medidas diseñadas para acelerar la salida de Maduro del cargo, pero éste se ha mantenido en el poder.