Lunes 18.01.2021 - 19:37

Partido Comunista chino se tambalea por COVID-19

Partido Comunista chino se tambalea por COVID-19
Por:

Un discurso difundido ayer por los medios oficiales chinos exculparon al presidente Xi Jinping de la responsabilidad por la contención del nuevo coronavirus, pues, aseguran, el mandatario y líder del Partido Comunista ordenó, desde el pasado 7 de enero —cuando aún no había claridad del brote— una estrategia a gran escala para controlar la enfermedad, pero las autoridades de Wuhan, donde comenzó todo, hicieron caso omiso.

De acuerdo con un documento fechado el pasado 4 de febrero, Xi dispuso “sus requerimientos para impedir y controlar el nuevo brote de coronavirus”, ante una reunión del Politburó, el máximo órgano del Partido Comunista. Por aquel momento, el coronavirus ni siquiera había sido identificado públicamente.

Hasta entonces se tenía constancia de apenas 59 “casos de neumonía” bajo la investigación de autoridades médicas, siete de ellos en estado grave, y 121 personas en cuarentena, según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicadas en esos días.

Ahora, la Comisión Nacional de Salud confirmó más de mil 700 muertos, con nuevos registros de víctimas en Francia y Taiwán, y más de 70 mil 500 contagios, sólo en la China continental.

A pesar de la orden de Xi Jinping, los responsables de la ciudad de Wuhan tardaron demasiado en reaccionar, hasta el punto de que el pasado 18 de enero organizaron un banquete multitudinario para 40 mil familias, en un intento de batir un récord mundial.

El tip. En Hubei, epicentro del brote, hubo mil 933 nuevos casos, un aumento de 5 por ciento, y 100 nuevas muertes, el recuento de decesos diarios más bajo en cinco días, ayer.

La semana pasada, los medios estatales informaron del cese del jefe del Partido Comunista de la Comisión de Salud en Hubei —la provincia más castigada—, Zhang Jin, y su director Liu Yingzi, como castigo por su negligencia. Junto a ellos fueron “penalizados” 337 funcionarios, seis de ellos despedidos por “incumplimiento de sudeber en el servicio público”.

También fueron cesados varios cargos de la Cruz Roja en esa región, tras la ola de críticas de la población a la respuesta  gubernamental al virus, de las que tampoco se ha escapado el presidente, que permaneció alejado de la luz pública durante varios días, antes del último repunte del número de afectados.

La crisis en el único partido en China se suma a las manifestaciones en Hong Kong, un territorio controlado por Pekín y que desde el año pasado vivió una oleada de protestas contra el gobierno central. Ayer, cientos de disidentes se atrincheraron por segunda vez para repudiar los planes de convertir algunos edificios públios en centros de cuarentena, por el nuevo coronavirus.

La epidemia abrió un nuevo frente en la excolonia británica, después de meses de manifestaciones sobre la erosión percibida de las libertades que se habían esfumado, en gran medida, durante el último mes, ya que las personas se quedaron en sus hogares por temor a un brote comunitario de la enfermedad.

Unas 100 personas desafiaron la lluvia en el distrito de Nuevos Territorios de Fo Tan, donde las autoridades planean utilizar un desarrollo residencial de nueva construcción que fue subsidiado por el gobierno como centro de cuarentena.

Con los precios inmobiliarios de Hong Kong entre los más caros del mundo, poseer una casa es un sueño lejano para muchos, y la frustración por la vivienda ha provocado constantes protestas.

Muchas personas de Hong Kong, ya enojadas por lo que ven como la intromisión de Pekín en los asuntos de la antigua colonia británica, lo que niega, han criticado el manejo del virus por parte del Partido Comunista.

Hace tres semanas, los manifestantes incendiaron el vestíbulo de un edificio residencial de nueva construcción en otro distrito de los Nuevos Territorios, que las autoridades habían planeado utilizar como instalación de cuarentena. El gobierno abandonó el plan.

Hong Kong ha tenido 57 casos confirmados de coronavirus. Una persona murió a causa de la infección en el centro de la ciudad. Algunas personas exigen al gobierno local que cierre la frontera con la China continental para bloquear el virus, pero la autoridad local, afín a Pekín, descartó la medida.

Un virus navegante

El crucero Diamond Princess, atracado en el puerto japonés de Yokohama, contiene al grupo infectado más grande fuera de China. De los 3,700 pasajeros, la mitad es nipona. Más de 40 estadounidenses dieron positivo. Canadá, Surcorea y EU enviaron por sus connacionales.

[caption id="attachment_1104821" align="alignnone" width="1060"] Foto: AP[/caption]

 

Te puede interesar:

https://www.razon.com.mx/mundo/avion-aterriza-vertical-por-viento-londres/