Pese a rechazo, Trump provoca a judíos con visita a Pittsburgh

Pese a rechazo, Trump provoca a judíos con visita a Pittsburgh
Por:

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no será bienvenido en la ciudad de Pittsburgh, donde 11 judíos fueron masacrados el pasado sábado, si no condena al nacionalismo blanco y si no deja de “atacar” a las minorías; así lo establece una carta firmada por más de 35 mil personas.

“Durante los últimos tres años, sus palabras y sus políticas han envalentonado a un creciente movimiento nacionalista blanco. Usted mismo llamó malvado al asesino (de los hechos de Pittsburgh), pero la violencia de ayer (sábado) es la culminación directa de su influencia”, se lee en la misiva dirigida al mandatario, escrita por 11 miembros de la Pittsburgh Bend the Arc, una organización nacional para judíos progresistas centrada en la justicia social.

La carta aprovecha para señalar que el actual gobierno estadounidense no sólo ha alentado el odio a la comunidad judía sino a otros grupos minoritarios.

“Nuestra comunidad judía no es el único grupo al que te has dirigido. También has socavado de manera deliberada la seguridad de las personas de color, los musulmanes, las personas LGBTQ y las personas con discapacidades. La masacre (del sábado) no es el primer acto de terror que incitaste contra un grupo minoritario en nuestro país”.

Pese al eco que ya generó el documento entre la prensa estadounidense, la Casa Blanca anunció que el presidente viajará a Pittsburgh hoy sin tomar en cuenta la petición colectiva y la del alcalde de esa ciudad sobre que Trump “al menos se abstenga de visitar” ese sector “mientras estamos enterrando a nuestros muertos”. Ayer, la asesora de la Casa Blanca, Kellyanne Conway, respondió a otra solicitud para que el presidente se mantenga alejado de Pittsburgh: Lynette Lederman, la expresidenta de la sinagoga Árbol de la Vida, dijo que considera a Trump un “proveedor de discursos de odio”.

[caption id="attachment_819989" align="alignright" width="355"] Gráfico: La Razón de México[/caption]

“Sé que ella está muy afligida, puedo imaginarlo, mis sinceras condolencias van con ella y con todos en la congregación, independientemente de la política. Muchas personas le dan la bienvenida al presidente para que vaya allí y ayude a sanar”, dijo la funcionaria a CNN.

La noticia de los posibles planes del presidente para visitar Pittsburgh tampoco le sentó bien a Joshua Friedman, uno de los líderes de Bend the Arc.

“Mi reacción inmediata fue que no es bienvenido aquí. Inmediatamente le escribí al resto de nuestro comité directivo que él no es bienvenido, tenemos que aclararlo”, comentó en entrevista con The Washington Post.

La carta lleva un fragmento destacado en negritas, cita el mismo Post: “Presidente Trump, no es bienvenido en Pittsburgh hasta que deje de atacar y poner en peligro a todas las minorías”.

Bend the Arc fue fundada en 2012 como una organización para la defensa de los derechos humanos; tres años más tarde, con la ayuda de Alexander Soros, hijo del filántropo liberal George Soros, el grupo lanzó el primer comité de acción política judío centrado en tratar únicamente los asuntos internos.

Según su sitio web , el grupo apoya a “todos los que están amenazados por la agenda de Trump”, y Alexander Soros es el presidente de su junta directiva . La sede en Pittsburgh se creó poco después de las elecciones de 2016.

Desde la masacre de la sinagoga, Trump continúa publicando declaraciones incendiarias en Twitter, lo que indica que no tiene la intención de atenuar su retórica. El domingo por la noche y ayer por la mañana culpó a las fake news de causar división, odio y “gran enojo” en el país y volvió a usar su marca contra la prensa como “el verdadero enemigo del pueblo”.

En un tuit posterior, el magnate felicitó al recién elegido presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, un nacionalista de extrema derecha con un historial de comentarios denigrantes en contra de mujeres, homosexuales y otras minorías.

El presidente también amplificó sus afirmaciones sin fundamento sobre que la caravana de migrantes centroamericanos se aproxima a la frontera sur con pandilleros y “algunas personas muy malas”, con la advertencia de que se trata de una “invasión” inminente.

El Dato: El presidente fue criticado por no condenar a los supremacistas de Charlottesville, en una protesta de agosto de 2017, que dejó una mujer muerta y varios heridos.