Miércoles 2.12.2020 - 10:05

Plan Trump para regular armas se dobla ante la Asociación del Rifle

Plan Trump para regular armas se dobla ante la Asociación del Rifle
Por:

Donald Trump cede ante el poder. La Asociación Nacional del Rifle, un poderoso grupo de conservadores políticos con fuerte presencia en el Partido Republicano y en el Senado de Estados Unidos, se alzó contra las señales de flexibilización que mostró el presidente, días después de los tiroteos mortales en Texas y Ohio. Cuando demócratas, republicanos y decenas de manifestantes le exigieron actuar, él aseguró que ya trabajaba en respaldar mayores restricciones a la tenencia de armas. Días después, el magnate cambiaba de opinión.

Sólo bastó una conversación con el director de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), Wayne LaPierre, para que las posiciones conservadoras sobre el tema de las armas volvieran a la boca de Trump, quien se mostró como un gran aliado de la NRA en 2016.

El retroceso del presidente comenzó a aparecer desde el pasado domingo, cuando dijo a la prensa que estaba “muy, muy preocupado con la Segunda Enmienda (que procura el derecho constitucional de estadounidenses a portar armas), más de lo que lo haría la mayoría de los presidentes”, y agregó que “la gente no se da cuenta que ya tenemos restricciones muy fuertes”.

Pero no sólo pareció autoreprimir su idea de cambio en virtud de los intereses de la NRA; también insistió en su respuesta inicial a los tiroteos: la salud mental de los atacantes es el verdadero origen.

“No quiero que la gente olvide que éste es un problema de salud mental. No quiero que lo olviden, porque lo es. Es un problema de salud mental”, recalcó.

La semana pasada, en medio de varias manifestaciones, señaló que “no es el arma la que aprieta el gatillo, es la persona que sostiene el arma”, frase recurrente en la campaña en pro de los derechos de armas.

The New York Times publicó el pasado lunes que estas declaraciones son un claro signo de que Trump “se rindió ante las opiniones de su base política populista blanca”, sólo después de que miembros de la NRA inundaron la Casa Blanca con llamadas para defender sus intereses.

A pesar de todo, funcionarios de EU insistieron en que Trump volvería a apoyar una ley más agresiva sobre las armas en otoño, cuando los legisladores regresen de su receso. Pero también dijeron que el presidente había sonado menos agresivo.

Por ahora, la respuesta de Trump a los tiroteos masivos más recientes, que en conjunto resultaron en la muerte de 31 personas, sigue un patrón similar al que se desarrolló tras el incidente en Parkland, Florida, en febrero de 2018, donde 17 estudiantes fueron asesinados.

Después del tiroteo, Trump expresó su apoyo para verificar antecedentes a consumidores de armas en Estados Unidos, como una manera de mantenerlas alejadas de personas con enfermedades mentales. Pero ese respaldo se evaporó rápidamente después de una reunión nocturna en la Oficina Oval con funcionarios de la NRA. Más tarde, Trump amenazó con vetar la iniciativa.

“Hemos visto esta película antes”, declaró el senador Chuck Schumer, líder demócrata en el Senado, en un comunicado. “El presidente Donald Trump, sintiendo la presión pública inmediatamente después de un horrible tiroteo en masa, habla de hacer algo significativo para abordar la violencia armada, pero inevitablemente retrocede en respuesta a la presión de la Asociación Nacional del Rifle y la extrema derecha”.

Un portavoz de la Casa Blanca explicó al New York Times que los últimos comentarios del mandatario no constituían una reversión de nada de lo que había dicho antes.

Te puede interesar:

http://www.3.80.3.65/mundo/maduro-reconoce-contactos-con-trump-y-asegura-que-los-autorizo/