Polarización electoral destapa desigualdad y racismo en Brasil

Polarización electoral destapa desigualdad y racismo en Brasil
Por:

La división del pueblo brasileño a propósito del proceso electoral presidencial deja ver un grave problema de desigualdad en el país más grande de América Latina; de acuerdo con un análisis publicado por El País, existe una relación fuerte entre el voto y la riqueza de los ciudadanos.

En la primera vuelta, el candidato de ultraderecha, Jair Bolsonaro, obtuvo hasta 75 por ciento de votos en municipios de renta alta, pero no alcanzó ni 25 por ciento en localidades pobres, que se mantuvieron fieles al candidato de izquierda, Fernando Haddad.

“Bolsonaro ganó con rotundidad la primera vuelta. Consiguió 46 por ciento de los votos y aventajó en 17 puntos a su principal rival, Fernando Haddad. Pero el dominio del primero no alcanzó a todo el país”, señala el diario español.

En su estudio, detectó patrones claros en los 5 mil 500 municipios del país: Bolsonaro arrasó en los lugares más ricos y de mayoría blanca.

“Imaginemos que dividimos Brasil en dos mitades, una con los municipios con más pobreza y otra con los municipios con menos: Haddad ganaría en el 79 por ciento de los municipios del Brasil pobre y Bolsonaro lo haría en el 89 por ciento de los del Brasil rico”

El País

25 de octubre de 2018

“No es habitual encontrar una brecha tan clara en los votantes. En Brasil existen dos polos y en cada uno se impuso un candidato: Bolsonaro fue el más votado en 95 por ciento de los municipios ricos, aquellos con rentas superiores a los 350 reales al mes (unos mil 840 pesos mexicanos), mientras que Haddad se impuso en nueve de cada 10 municipios pobres, aquellos con rentas inferiores a los 200 reales”, o mil 51pesos.

En las 10 ciudades más ricas de Brasil, el exmilitar aplastó a Haddad, a quien incluso llegó a ganar hasta con ocho veces más de votos.

Los municipios más alfabetizados otorgaron su apoyo a Bolsonaro, donde Haddad no figura, pero éste último logró mejores resultados en pueblos con altas tasas de analfabetismo y pobreza.

“Imaginemos que dividimos Brasil en dos mitades, una con los municipios con más pobreza y otra con los municipios con menos: Haddad ganaría en el 79 por ciento de los municipios del Brasil pobre y Bolsonaro lo haría en el 89 por ciento de los del Brasil rico”, indica el análisis.

[caption id="attachment_818072" align="alignnone" width="696"] Gráfico: La Razón de México[/caption]

OEA ve un exceso de noticias falsas

La presidenta de la misión electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), la costarricense Laura Chinchilla, aseguró que la difusión de noticias falsas en las elecciones de Brasil es un asunto “sin precedentes”, en declaraciones a tres días del segundo turno presidencial.

“El fenómeno que estamos viendo en Brasil tal vez no tenga precedentes, fundamentalmente porque es diferente de otras campañas electorales en otros países”, dijo Chinchilla, el marco de una reunión con el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) a la presidencia, Fernando Haddad.

En opinión de la enviada de la OEA para monitorear los comicios, “es la primera vez en una democracia que estamos observando el uso de WhatsApp para poder difundir masivamente noticias falsas”.

La prensa brasileña reveló la semana pasada un esquema que involucra a empresarios del país para financiar una red ilícita que envía masivamente noticias falsas y difamatorias contra el PT para beneficiar al candidato de ultraderecha Jair Bolsonaro.