Policía de Maduro arrestó 10 hrs. al único opositor que llegó al CNE

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • la_razon_online

El estudiante Diego Hernández fue el único de varios miles de manifestantes que logró llegar al Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE) para exigir un referendo revocatorio contra el presidente, Nicolás Maduro, a pesar del bloqueo policial y militar que cercó las inmediaciones del máximo órgano electoral.

El hombre, de 36 años consiguió escabullirse de la Guardia Nacional Bolivariana, que frenó la marcha opositora con gas lacrimógeno, rejas y tanques policiales.

Con una pancarta que exigía el revocatorio constitucional y la firme convicción de hacer oír su voz, Hernández se plantó frente al organismo.

Instantes más tarde fue detenido por los gendarmes y llevado a una celda en la que pasó cerca de diez horas.

Al interior del ministerio público recibió felicitaciones de algunos gendarmes por la fuerza y determinación con la que llevó a cabo aquel acto que le pudo haber costado más que unas horas de arresto.

“Ellos también están pasando lo mismo que nosotros”, explicó vía telefónica a un medio local tras ser liberado.

El joven, estudiante de Derecho en la Universidad Central de Venezuela (UCV), salió de su casa a las 5:00 am (hora de Venezuela) para asistir a su primera clase, llegó tarde. A las 8:30 aprovechó la ausencia de uno de los profesores para salir más temprano a la marcha convocada por políticos, y que contó con la participación de ciudadanos, activistas y el excandidato presidencial Henrique Capriles. A las 11:30 fue aprehendido a las afueras del CNE. Era el único manifestante.

“Si tu dices que hoy vas a salir a marchar, tienes que hacerlo”, consignó.

Junto a dos amigos de la carrera, Diego tomo un autobús que lo acercaría a la estación de metro Universidad Bolivariana, la más cercana a la institución.

Sin embargo, dos estaciones antes, en Bello Monte, se percató de que las avenidas principales estaban cerradas y que había un fuerte dispositivo de seguridad.

“La calle de la estación Bello Monte estaba cerrada. Seguimos caminando y vimos que los puentes también estaban atrancados. Seguimos hasta el siguiente puente, que está antes de llegar a la UCV y nada. Tuvimos que atravesar un bosque tipo película medieval. Los policías buscaron la forma de reagruparse en el sitio pero nosotros llegamos primero”, relató el estudiante.

Al llegar a la avenida, sacó de su morral una cartulina y pintó con un plumón amarillo ¡Revocatorio ya! Sus compañeros quedaron atrás forcejeando con la policía.

A mitad de camino encontró a un grupo de chavistas y guardó la manta.

“Mi intención era llegar al CNE no enfrentarme con el grupo bolivariano”, contó Diego.

Aunque el instituto estaba protegido por policías y militares, pudo colarse a través de una rejilla y gritar:

“¡Queremos elecciones para que no haya derramamiento de sangre en Venezuela, estamos en un punto crítico!”

En ese momento un agente, de apellido Lugo, le arrebató la pancarta y las siguientes diez horas las pasó sentado y esposado.

Por su parte el presidente, advirtió, que ninguna de las acciones legales “conocidas o no conocidas” que pretende activar la oposición, tiene viabilidad política.

“Ninguna de las acciones golpistas y desestabilizadoras, así le pongan un barniz de Constitución, ninguna de las estrategias anunciadas o activadas por la derecha oligárquica y fascista, va a lograr su objetivo de derrocar la Revolución Bolivariana”, sentenció.

Por decreto, anuncian 6 meses de emergencia

El presidente Nicolás Maduro, anunció que durante los próximos meses gobernará en materia económica mediante decretos constitucionales.

Advirtió que en los próximos días renovara una enmienda constitucional en la que dictó el estado de emergencia económica.

Maduro aseguró que la prioridad de su gobierno es la superación de la crisis que situa la inflación en 140 por ciento y que según el Fondo Monetario Internacional podría llegar a 620 por ciento a finales de 2016.

“No nos distraigamos, por ninguna de las acciones activadas por aquí o por allá, por la derecha o anunciadas, logrará su objetivo de acabar con la revolución”, afirmó el mandatario.

Para ser aplicado, el decreto de emergencia económica debía ser avalado por la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, pero esta se negó al considerar que las medidas contenidas ahí continuaban con un modelo de control estatal que ya había “fracasado”.

click para ver gráfico