Preve Netanyahu reanudar dialogo con Palestina

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Reuters en Jerusalén

Las demandas de Occidente para detener la construcción de asentamientos probablemente acaparen las negociaciones que sostendrán esta semana el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, con el enviado especial de Estados Unidos para Oriente Medio y líderes políticos en Gran Bretaña y Alemania.

Previo a la visita, Peace Now, grupo israelí contra los asentamientos judíos en territorio palestino, declaró el domingo que pese a una moratoria que el Gobierno anunció la semana pasada para la aprobación de nuevas construcciones en los enclaves en Cisjordania, podrían edificarse más de 40.000 nuevas casas, bajo planes previamente ratificados.

Netanyahu dijo el domingo que Israel y los palestinos podrían reanudar las estancadas negociaciones de paz en septiembre.

El líder israelí viaja el lunes a Londres, donde planea reunirse con el primer ministro británico, Gordon Brown, el martes y con George Mitchell, el enviado estadounidense a Oriente Medio el miércoles.

Mitchell intenta que Israel suspenda los asentamientos, medida demandada por el Gobierno de Obama según una "hoja de ruta" de paz del 2003, que también insta a los palestinos a contener a los militantes.

El tema provocó la mayor ruptura en las relaciones entre Israel y Estados Unidos en una década.

El ministro de Relaciones Exteriores israelí, Avigdor Lieberman, señaló el domingo que Israel realiza un "esfuerzo sincero y serio" para llegar a lo que denominó un "paquete de entendimientos" con Washington por los asentamientos, pero un acuerdo no parece estar cerca.

El viaje de cuatro días incluye una parada en Berlín, donde Netanyahu se reunirá el jueves con la canciller Angela Merkel. Como Brown, ella ha criticado la política de asentamientos de Israel.

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, reanudó las conversaciones de paz con Israel -suspendidas desde diciembre- con la condición de detener los asentamientos.

Medios israelíes sugirieron que aún existe una gran brecha entre Israel y Washington, mientras Netanyahu intenta limitar cualquier paralización en los asentamientos a un período de seis meses y seguir los proyectos ya encaminados.

Estados Unidos, según reportes, quiere una suspensión de al menos dos años.

Netanyahu quiere también que Estados Unidos garantice que un acuerdo sería acompañado de pasos iniciales por parte de los países árabes para normalizar lazos con Israel.

"Seguimos trabajando para tratar de encontrar el terreno común que buscamos con los estadounidenses. No estamos allí, pero nos estamos acercando", dijo un funcionario israelí previo al viaje de Netanyahu.

mvg