Prevén gran pugna en AL por violencia en Venezuela avalada por Cuba

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto archivo AP

La comunidad internacional prefiere no condenar los abusos del presidente Nicolás Maduro, cuya Ley Bala chavista provocó la muerte de un niño de 14 años el martes, mientras Venezuela se mete en la agenda de negociación entre Estados Unidos y Cuba, de cara a la Cumbre de las Américas el próximo mes de abril.

Internacionalistas y expertos en derechos humanos dijeron a La Razón que la situación en Caracas es “indefendible” en términos de justicia, de política y de economía, pese a los intentos de Maduro para fortalecerse al interior con acusaciones frecuentes de intentos de golpe de Estado.

“Ha imperado el silencio más que las voces que se manifiestan contra lo que ha pasado. La propia Unasur, que es la organización que une a todos los países de América del Sur, no se ha manifestado sobre el tema, y más bien las condenas han venido de dirigentes opositores en otros países más que de gobiernos que se encuentran en el poder”, declaró Juan Cruz Olmeda, del Centro de Estudios Internacionales de El Colegio de México (Colmex).

El pasado 21 de febrero el gobierno de Raúl Castro expresó su apoyo a Maduro tras el “intento de golpe de Estado, los planes de atentado y las conspiraciones posteriormente denunciadas” orquestados por Washington.

En un comunicado La Habana denunció una presunta guerra económica y mediática contra la llamada Revolución Bolivariana y rechazó “las declaraciones y acciones injerencistas que alientan y promueven la subversión interna”.

Además el grupo de 18 diputados oficialistas en Argentina que conforman la Comisión de Mercosur del Congreso de ese país se alineó al discurso chavista.

Manifestaron “solidaridad y apoyo al pueblo y al gobierno de la República Bolivariana de Venezuela representado por su presidente Nicolás Maduro”.

Daniel Wilkinson, director adjunto para las Américas de Human Rights Watch, llamó a los mandatarios a unirse en una voz crítica contra la escalada de violencia y abusos en la nación que se encuentra bajo el dominio de Maduro desde abril de 2013.

“Creemos que es importante que los gobiernos de la región estén dispuestos a hablar de sus problemas de amenazas a la democracia y abusos”, declaró a este

diario desde la ciudad de Nueva York.

El activista encargado del análisis de asuntos regionales expresó su preocupación por la situación en Caracas no sólo por la muerte de Kluiverth Roa, sino también por los abusos y la impunidad que permea en el país desde las protestas de 2014.

“Estamos viendo un país con mucho descontento, polarización, desesperación y un ambiente donde las fuerzas de seguridad saben que en los abusos del ultimo año no ha habido justicia y eso crea una situación muy peligrosa”, insistió.

Juan Cruz Olmeda, del Colmex, sostuvo que Maduro apuesta por reforzar su autoridad mostrándose más frente a los intentos opositores.

“Las constantes denuncias de Maduro parecen estar dirigidas a reforzar su posición de autoridad, fortalecer la cohesión y por tanto en lo internacional no han tenido demasiados ecos”, dijo el doctor en ciencia política y experto en asuntos de América Latina.

En este contexto, Alberto Laborde, internacionalista del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey sostuvo que espera que haya más presiones de la comunidad internacional para poder debilitar el régimen de Maduro.

APARECERÁN EN ENCUENTRO REGIONAL. Por primera vez desde la creación de la Cumbre de las Américas, Cuba participará en esta reunión.

Se trata de un comité de 35 países del continente a la cual el castrismo asistirá con intereses financieros.

Luego de confirmar su presencia en la ciudad de Panáma, el gobierno de Raúl Castro solicitó a firmas internacionales de ocho mil millones de dólares para la realización de 246 empresas potenciales, según consignó este diario en diciembre.

El Ministerio de Comercio Exterior del país caribeño detalló que estos proyectos constituyen desde una granja de cerdos hasta una planta automotriz.

Esto es una consecuencia del anuncio de Barack Obama para normalizar las relaciones diplomáticas con la isla del pasado 17 de diciembre.

“Los esfuerzos para aislar a Cuba y el cambio de política de la administración de Obama ojalá sirvan apara que pueda haber una discusión menos ideologizada sobre las cuestiones y la amenaza a la democracia en la región incluyendo el caso en Venezuela”, concluyó Daniel Wilkinson, de HRW.

[click para ver gráfico

->http://www.3.80.3.65/IMG/mk/infoLR/MUN16260215A.jpg]