Primer presidente frances en Cuba exige fin del embargo

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto AP

El presidente de Francia, François Hollande, demandó que Estados Unidos levante las sanciones contra Cuba y se entrevistó con el ex presidente Fidel Castro en la primera visita de un alto mandatario galo a la isla.

“Todo lo que pueda hacer Francia para permitir que se tomen nuevas decisiones, que se confirme esa apertura, que esas medidas que tanto perjudicaron a Cuba puedan por fin anularse, suprimirse, para que cada país sea respetado con su propia identidad. Esto es lo que tenemos que hacer”, dijo en una conferencia magistral que pronunció en la Universidad de La Habana.

La visita se produce casi seis meses después de que La Habana y Washington comenzaran un proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas tras cinco décadas de ruptura, aunque aún se mantienen las sanciones impuestas por Estados Unidos presionando por un cambio de modelo en la nación caribeña.

Hollande afirmó que su viaje ocurre “en un contexto particularmente importante pero todavía inseguro y Francia hará todo lo que pueda para acompañar ese proceso... y ayudar a levantar medidas que perjudicaron mucho a la isla”.

Agregó que espera que “puedan ser por fin anuladas, suprimidas, y que cada país siga siendo respetado en su identidad”.

El discurso en el recinto estudiantil contó con la presencia del vicepresidente primero, Miguel Díaz-Canel, ante quien Hollande elogió el sistema educacional universitario cubano. A su vez se firmaron varios acuerdos, entre ellos uno de reconocimiento mutuo de los títulos universitarios.

El mandatario francés también entregó al cardenal Jaime Ortega la Legión de Honor, máxima condecoración del Estado francés, e inauguró una sede de la Alianza Francesa.

Poco después de la apertura de la institución cultural, Hollande rompió con el protocolo y caminó bajo el inclemente sol tropical por el populoso Paseo del Prado de La Habana Vieja, donde conversó con ocasionales transeúntes cubanos y turistas franceses que no salían de su asombro y se sacaron fotos con el gobernante.

El mandatario francés se reunirá también con su par cubano, Raúl Castro, recién regresado de una gira por Argelia, Rusia, Italia y el Vaticano.

Hollande realiza una gira por el Caribe y ya visitó las Antillas Francesas (San Bartolomé, San Martín, Martinica y Guadalupe). Se espera que termine su recorrido el 12 de mayo en Haití.

Durante su visita a Cuba, François Hollande, tuvo además un encuentro de 50 minutos con el ex presidente Fidel Castro, con quien habló de problemas climáticos, de la agricultura y de las sanciones contra Cuba.

“Físicamente se le nota deteriorado pero fue una conversación fácil, él habla, desarrolla su idea, también escucha y después vuelve a hablar”, dijo Hollande a periodistas en un encuentro con la comunidad francesa de la isla.

“No se pronunció como un presidente. Quería encontrarme con Fidel Castro...Tenía delante de mi a un hombre que ha hecho la historia”, concluyó.

Reafirman relación binacional histórica

Desde el triunfo de la Revolución cubana y durante la Guerra Fría, Cuba y Europa Occidental formaron parte de bloques opuestos.

Sin embargo, Francia mantuvo inalteradas sus relaciones diplomáticas con el régimen instaurado por Fidel Castro y resistió las presiones de Estados Unidos para apoyar el embargo impuesto por ese país contra la isla en febrero de 1962, según el artículo “Cuba y la Unión Europea. Una perspectiva histórica”, del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la UNAM.

La tradición revolucionaria francesa y la voluntad de Charles de Gaulle de contrarrestar la hegemonía de Estados Unidos en el sistema internacional fueron factores que llevaron a París a mantener intacta su relación con el gobierno de La Habana.

El 8 de enero de 1959, cuando Fidel Castro entró a La Habana, Charles De Gaulle tomó posesión como presidente de su país.