Primer trasplante de cara en Espana

Primer trasplante de cara en España
Por:

Alejandra Sánchez en Madrid

El doctor Pedro Cavadas estuvo aislado durante el fin de semana, sin ningún tipo de tensión y con el móvil apagado. No podía estresarse bajo ninguna circunstancia, pues este martes pasará más de 10 horas en el quirófano realizando el primer transplante de cara en España. Su nombre ya ha saltado a la fama, después de ser el primero en lograr un transplante de brazos.

Ahora, sin embargo, se enfrenta a un reto mayor: quitar el rostro de un cadáver y pasarlo a un paciente que no puede comer ni respirar, después de un accidente de tránsito.

Este hombre, que se somete a la cirugía en el Hospital de la Fe en Valencia, es el primero de los tres pacientes que están en lista de espera en España. El transplante es el octavo que se realiza en el mundo y dependiendo de su éxito el Ministerio de Sanidad autorizará otros.

Una de las tres personas que están a la espera de un trasplante de cara podría estar a punto de recibirla. Este martes a última hora se ha sabido que en el Hospital de La Fe, de Valencia, un equipo dirigido por el cirujano Pedro Cavadas había comenzado la extracción del rostro de un donante. El centro recibió el permiso de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) el pasado 25 de junio. Pero eso no quiere decir al 100 por ciento que sea su paciente el que vaya a experimentar la técnica. Habrá que estudiar la compatibilidad del tejido extraído y ver cómo se ajusta a la estructura ósea del posible receptor. Lo lógico es que en una intervención tan complicada los médicos hayan intentado asegurarse lo más posible de que el rostro extraído sirva, pero hasta que no se acabe la primera fase del proceso no podrán estar seguros.

Si el paciente (o la paciente, no se sabe su sexo) de Valencia no resulta el idóneo, será la oportunidad de los que están esperando en Sevilla o Barcelona. En las dos ciudades hay sendos hospitales (el Virgen del Rocío y el Vall d’Hebron) que también tienen ya el permiso para realizar la operación. Como en todos los trasplantes que se hacen en España, primará el criterio de seguridad: el órgano se usará con quien mejor lo pueda aprovechar.

El proceso tiene dos partes a cual más complicada. La primera, extirpar los tejidos que se quieren trasplantar, con sus vasos sanguíneos y sus terminaciones nerviosas. La segunda, adaptarlo al receptor.

fdm