Reabren embajada... sin acuerdo sobre Guantanamo ni derechos en Cuba

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fotos AP

Con la reapertura de sendas embajadas en Washington y en La Habana, concluye el proceso de reanudación de relaciones diplomáticas que anunciaron el 17 de diciembre de 2014 los presidentes Barack Obama y Raúl Castro.

No obstante, aún quedan pendientes por negociar las demandas de Estados Unidos: el respeto a los derechos humanos y la indemnización por las expropiaciones que el gobierno caribeño decretó sin el pago correspondiente. Asimismo, falta el nombramiento de los embajadores.

Mientras que el gobierno castrista demanda la devolución de la base naval de Guantánamo, cedida a Estados Unidos por un contrato firmado en 1903, y el levantamiento del embargo económico.

Hoy, el secretario de Estado de la Unión Americana, John Kerry, llega al país caribeño para izar la bandera en la misión de Estados Unidos en Cuba, el edificio que alberga la embajada de Washington en la isla.

Se trata de la primera vez en 75 años que un funcionario estadounidense de ese cargo viaja al país caribeño.

En 1940, el secretarios de Estado Cordel Hull viajó a La habana para la Conferencia Panamericana de ministros de Exteriores. Además, Edward Stettinius, último ministro de Exteriores de Franklin Roosevelt y primero de Harry Truman, fue a la isla en marzo de 1945, tras la sucesión democrática de poderes entre Fulgencio Batista y Ramón Grau San Martín del año anterior.

Otros funcionarios de alto nivel que asistieron al país vecino previo a la ruptura de relaciones fueron el subsecretario adjunto Roy Rubottom y el vicepresidente Richard Nixon lo hizo a principios de 1955.

Pese a la trascendencia de los hechos, para los medios oficiales de Cuba, la ceremonia de hoy se trata con bajo perfil. El portal del diario oficial Granma sólo cuenta con cuatro notas relacionadas con John Kerry.

Expertos consultados por La Razón afirman que a partir de esto, las transformaciones en la isla llegarán pero en el largo plazo.

Para Adolfo Laborde, internacionalista del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, hay un acercamiento de los dos extremos de ideologías en América Latina.

“Es la antesala de que EU establezca otras relaciones con proyectos socialistas de la región”, dijo en entrevista.

David Crow, profesor de la división de Estudios Internacionales del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) sostuvo que los beneficios tardarán décadas en percibirse en la relación binacional.

Eventualmente, sostuvo, Cuba y Estados Unidos tendrán que establecer la manera en cómo sobrellevarán los temas prioritarios en materia de derechos humanos, libertad de expresión y migración, los cuales conforman la principal agenda de demandas del régimen caribeño.

“Los artículos establecidos en la Ley de Comercio donde se estipulaba el bloqueo económico tardarán años en derogarse porque por lo pronto no se han establecido la normas de está relación bilateral que deja muchos temas de fondo inconclusos”, sostuvo el académico.

El representante de Washington será recibido por el canciller Bruno Rodríguez, quien lo acompañará a los diferentes eventos. Posteriormente, alrededor de las 10:00 horas se llevará a cabo la ceremonia de reapertura de la embajada de Estados Unidos, y en donde habrá invitados del gobierno cubano.

A las 11:00 horas habrá un encuentro con Rodríguez al que sólo podrán entrar 25 medios de comunicación.

Por último, Rodríguez Parrilla y Kerry ofrecerán una conferencia de prensa conjunta en el Comedor Aguilar del Hotel Nacional. Hasta el momento no ha sido confirmado un posible recorrido de John Kerry por calles de la vieja Habana.

Durante la semana, se llevaron a cabo los trabajos continúan fuera y dentro de la Embajada de Estados Unidos.

“Este restablecimiento en un logro de la administración de Obama que lucha contra el tiempo, contra el tiempo que le queda de su mandato, pues existe el riesgo de que si no se hacía en estos momentos los republicanos o el senado echaran atrás el proyecto”, subrayó David Crow, del CIDE.

[click para ver gráfico

->http://www.3.80.3.65/IMG/mk/infoLR/mun14140815A.jpg]

Fidel pide indemnización y debe 7 mmdd a empresas

El exmandatario publica una carta en la que critica políticas estadounidenses; afirma que se llevaron todo el oro del mundo

Redacción La Razón

El expresidente cubano, Fidel Castro, demandó al gobierno de Barack Obama una indemnización por los daños causados por el embargo comercial.

“Se adeuda a Cuba las indemnizaciones equivalentes a daños, que ascienden a cuantiosos millones de dólares como denunció nuestro país con argumentos y datos irrebatibles a lo largo de sus intervenciones en las Naciones Unidas”, publicó el exmandatario a través de una carta titulada La Realidad y los Sueños.

No obstante, La Habana debe a las empresas afectadas siete mil millones de dólares por concepto de indemnización de empresas de hotelería, refrescos, papelería, entre otros sectores, en el año 1959 sin el proceso de compensación correspondiente, consignó La Razón en julio pasado.

Entre las compañías afectadas se encuentran, Coca-Cola, Exxon Mobil y Colgate Palmolive.

La misiva fue difundida en el diario Granma un día antes de la llegada del secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, para encabezar la ceremonia de izamiento de bandera en la embajada de Washington en la isla.

Fidel Castro aseguró en la misiva que Cuba jamás dejará de luchar por la paz y el bienestar de todos los seres humanos.

En el día de su cumpleaños número 89, el líder cubano sostuvo que Estados Unidos se quedó con todo el oro del mundo.

“Hoy se calcula que la totalidad del oro como reserva monetaria de esa nación alcanza 8 mil 133,5 toneladas de dicho metal. A pesar de ello, haciendo trizas los compromisos suscritos en Bretton Woods, Estados Unidos, declaró unilateralmente que no harían honor al deber de respaldar la onza Troy con el valor en oro de su papel moneda”, añadió.

En el texto de una cuartilla de extensión, Castro agradeció a quienes han comulgado con él en ideas de trabajo político.

“La igualdad de todos los ciudadanos a la salud, la educación, el trabajo, la alimentación, la seguridad, la cultura, la ciencia, y al bienestar, es decir, los mismos derechos que proclamamos cuando iniciamos nuestra lucha más los que emanen de nuestros sueños de justicia e igualdad para los habitantes de nuestro mundo, es lo que deseo a todos”, concluyó el mandatario en la misiva firmada con la hora 1 y 23 horas..