Reanudan búsqueda en Arkansas tras inundaciones que mataron a 18

México será protagonista del Siglo XXI por TLCAN
Por:
  • larazon

AP

Cuadrillas de rescatistas y voluntarios reanudaron el domingo la búsqueda de cadáveres entre los montones de escombros que se formaron después que una inundación repentina barrió con un campamento lleno de familias de vacaciones en una zona boscosa de Arkansas, mientras la Policía redujo drásticamente la búsqueda a sólo tres excursionistas desaparecidos.

Las autoridades no han podido entrar en contacto con algunos de casi una veintena de personas que no han podido ser localizadas desde el sábado, pero no creen que esas personas estén ya en la Zona Recreativa de Albert Pike, una sección del Bosque Nacional Ouachita que fue la más golpeada por la inundación, dijo el vocero de la Policia estatal Bill Sadler.

La inundación repentina del viernes por la madrugada dejó al menos 18 muertos, según las cifras oficiales.

La búsqueda había sido suspendida el sábado por la noche porque era demasiado peligroso continuar en la oscuridad entre el terreno rocoso.

Según el recuento oficial, por lo menos 18 personas han muerto por las inundaciones. Las víctimas eran de Texas, Luisiana y Arkansas.

La última vez que se encontró a alguien vivo fue el viernes antes del mediodía. El sábado se encontraron sólo dos cuerpos mientras los ríos crecidos comenzaron a ceder.

Familiares de los desaparecidos estaban cada vez más angustiados a la espera de información de sus seres queridos, sabiendo que en algún momento la misión de rescate se convertirá sólo en una de recuperación de cadáveres.

"Están simplemente destruidos. El momento de la conmoción ya probablemente quedó atrás y ahora sólo crece la ansiedad", dijo el pastor Graig Cowart, de una iglesia bautista local. "Están empezando a temer lo peor".

Al menos seis de los 18 muertos confirmados eran niños pequeños, según una lista que publicó la oficina del gobernador Mike Beebe, donde se identificó a quince víctimas.

Una de las personas fallecidas era Leslie Jez, de 23 años, que acampaba con su esposo e hijo. "Estoy lista para acampar este fin de semana", había escrito la mujer en su página de Facebook el lunes. "¡A Kaden le encantará!".

Su esposo estaba entre los sobrevivientes, pero las autoridades no informaron sobre el niño.

Los socorristas perdían esperanzas el fin de semana de encontrar a alguien más con vida, luego que hallaron sólo dos cuerpos en varios kilómetros de ríos y terrenos agrestes.

La última persona encontrada con vida apareció la mañana del viernes, pocas horas después que un enorme torrente de agua tomó por sorpresa a los acampantes que dormían en la Zona Recreativa Albert Pike y los arrastró en la oscuridad de la madrugada por un terreno empinado.

Fuertes aguaceros causaron que los ríos Caddo y Little Missouri se desbordaran la noche del jueves. Cerca del amanecer, torrentes de agua que se elevaron 2,5 metros (ocho pies) en una hora se abrieron paso en el campamento para 54 casas rodantes en el Bosque Nacional Ouachita, atestado de familias de vacaciones. El agua arrastró carpas y volteó casas rodantes.

El torrente de agua se desplazó con tanta fuerza que levantó el asfalto de los caminos y arrancó la corteza de los árboles. También arrastró un cadáver trece kilómetros (ocho millas) corriente abajo.

Al menos 24 personas fueron hospitalizadas y otras 60 rescatadas por las autoridades.

Los meteorólogos habían transmitido advertencias del peligro que se acercaba, pero los acampantes quizá no las captaron debido a que se encontraban en una zona aislada.

agp