Republicanos se suman a las condolencias por Kennedy

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

AP en Boston

El senador Edward Kennedy, demócrata por antonomasia, se erigió de tal modo en la quintaesencia de su partido que se convirtió en un símbolo y caballito de batalla para sus correligionarios y blanco de ataques para los adversarios republicanos.

Sin embargo su afabilidad y capacidad de zanjar las divisiones partidistas en una serie de cuestiones legislativas le valieron una catarata de condolencias tanto de republicanos como de demócratas después de morir el martes a los 77 años abatido por un cáncer al cerebro.

El presidente Barack Obama encabezó los pésames de los demócratas con una declaración que dijo: "Durante cinco décadas, prácticamente toda importante pieza legislativa para promover los derechos civiles, la salud y el bienestar económico del pueblo estadounidense llevó su nombre y fructificó por su esfuerzo".

La viuda de otro presidente, Ronald Reagan, fue una de las primeras en manifestarse entre las filas republicanas.

"Dadas nuestras diferencias políticas, la gente a veces se sorprende de ver lo cercanos que Ronnie y yo hemos estado a la familia Kennedy", dijo Nancy Reagan en una declaración desde Los Angeles. Su marido murió en junio del 2004.

Para el gobernador de su estado natal, la pérdida fue personal

El gobernador de California Arnold Schwarzenegger, cuya esposa Maria Shriver era sobrina de Kennedy, dijo en una declaración que Kennedy "era conocido en el mundo como el León del Senado, un paladín de la justicia social y un ícono político. Y, lo más importante, era la piedra angular de nuestra familia: un afectuoso marido, padre, hermano y tío".

La muerte del senador se produce dos semanas después del fallecimiento de la madre de Shriver, Eunice Kennedy Shriver, hermana de aquél.

El ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney, que fue aspirante a la candidatura presidencial republicana, recordó cuando perdió ante Kennedy una elección para el Senado en 1994. De todos modos ambos unieron fuerzas en el 2006 para aprobar una ley sobre seguro universal de salud en Massachusetts.

El demócrata de mayor rango en el Senado, Harry Reid, calificó a Kennedy como el patriarca del partido.

El líder de la mayoría en el Senado prometió que el Congreso, mientras se conduele por la pérdida de Kennedy, renovará la promoción de la causa predilecta de Kennedy: la reforma del seguro de salud.

"El sueño de Ted Kennedy era aquél por el que lucharon los fundadores de la patria y por el que sus hermanos buscaron concretar", afirmó Reid en una declaración. "Puede que se haya acallado el rugido del viejo león liberal, pero su sueño no morirá jamás".

Su colega el senador John Kerry lo elogió por su lucha contra el cáncer.

"Nos enseñó a luchar, a reír, a convivir y a concretar el idealismo, y en estos últimos 14 meses nos enseñó mucho más acerca de cómo vivir la vida y encarar la adversidad", sentenció.