Rousseff cae al cuarto puesto y pierde escaño en el Senado

Rousseff cae al cuarto puesto y pierde escaño en el Senado
Por:

La expresidenta destituida de Brasil, Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), perdió la elección de ayer para un escaño en el Senado, por el estado de Minas Gerais, al quedar relegada en la cuarta posición, con un 15.04 por ciento de los votos, según los datos oficiales con el 93.17 por ciento del censo escrutado.

De acuerdo con los resultados, Rousseff, quien lideraba todos los sondeos previos a las elecciones de este domingo, se quedó muy lejos de las dos primeras posiciones que daban derecho a dos asientos en el Senado por ese estado.

El dato: 4 Candidatos disputaban la senaduría de Minas Gerais

Los vencedores para senador por Minas Gerais (sureste) fueron Rodrigo Pacheco, de Demócratas (DEM), quien obtuvo un 20.70 por ciento de los votos, y el periodista Carlos Viana, candidato por el Partido Humanista de la Solidaridad (PHS), quien recibió un 20.34 por ciento.

Rousseff se presentó a los comicios para la Cámara Alta en un intento por volver a la vida política tras haber sido destituida como jefa de Estado por ese mismo Senado, a mediados de 2016, por irregularidades en las cuentas públicas.

La candidatura de Dilma Rousseff enfrentó varias impugnaciones bajo el argumento de que tendría que ser considerada inelegible por ocho años para cualquier cargo público, luego del juicio político en su contra que la despojó de su segundo mandato, en 2016.

En ese año, el Senado brasileño decidió analizar por separado los dos asuntos y determinó su destitución, pero rechazó casar sus derechos políticos. Por ello, las autoridades electorales aprobaron su candidatura y le permitieron concurrir a los comicios de este domingo.

“Esta elección era la más importante de los últimos 30 años por ser la elección de la democracia. Estamos reformando la democracia en Brasil, que fue tan golpeada tanto en el proceso de impeachment como en la sucesión del proceso del impeachment”

Al emitir su voto, por la mañana, Dilma expresó que esta elección era la más importante de los últimos 30 años por ser la “elección de la democracia”.

“Estamos reformando la democracia en Brasil, que fue tan golpeada tanto en el proceso de impeachment como en la sucesión del proceso del impeachment, aprobando agendas que no tuvieron ningún voto en la elección de 2014”.

La expresidenta fue abucheada en la sección electoral, pero también recibió gritos de apoyo y algunos abrazos. Su confianza para resultar vencedora crecía con el ánimo de su campaña, al ser recibida con el aliento de sus simpatizantes.

La elección de Rousseff era clave para el PT, que buscaba reposicionarse luego del golpe que recibió con el impeachment de 2016 y el encarcelamiento del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien fue inhabilitado para participar en los comicios.