Lunes 3.08.2020 - 15:22

Rusia celebra 70 aniversario de la victoria sobre nazis con desfile boicoteado por UE

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto: AP

Rusia mostró su nueva maquinaria de guerra, incluyendo un tanque de última generación, el sábado durante el desfile militar anual del Día de la Victoria en la Plaza Roja, que marca el aniversario de la rendición de la Alemania nazi y el papel clave del Ejército Rojo en la derrota. Países de la Unión Europea no estuvieron presentes en la celebración del 70 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial.

El tanque Armata recibió una sonora ronda de aplausos a su llegada en la plaza, dentro de un largo convoy con ejemplares que iban desde la época de la Segunda Guerra Mundial hasta los más modernos. También debutaron en el desfile un pesado lanzador de misiles balísticos intercontinentales RS-24 Yars y otros vehículos nuevos más pequeños.

El Día de la Victoria es el feriado laico más importante del país, conmemorando el enorme sufrimiento de la Unión Soviética durante el conflicto al tiempo que destaca el retrato que Rusia ofrece de sí misma, como una fuerza para la paz y la seguridad. El desfile militar de este año, que coincide con el 70 aniversario de la rendición, fue el más grande desde el colapso de la Unión Soviética.

En su discurso ante soldados y veteranos, el presidente Vladimir Putin dijo que la matanza sufrida en la guerra subrayó la importancia de la cooperación internacional pero que "en las últimas décadas hemos visto intentos de crear un mundo unipolar". Rusia suele emplear esta fórmula para criticar el supuesto objetivo de Estados Unidos de dominar los asuntos mundiales.

Las celebraciones se vieron ensombrecidas por la ausencia casi total de líderes europeos. La canciller alemana, Angela Merkel, viajará a Moscú el domingo en una visita que incluirá un reconocimiento a los sacrificios realizados por el Ejército Rojo.

La frialdad de los líderes continentales ante el Día de la Victoria pone de manifiesto las tensiones entre Rusia y Occidente por la crisis en Ucrania. Mientras las sanciones occidentales a Moscú por su implicación en el conflicto siguen haciendo mella, el país parece alejarse cada vez más de

Europa y se centra en desarrollar sus relaciones con China.

El presidente chino, Xi Jinping, fue el líder más destacado en el desfile, y Putin hizo una mención especial durante su discurso al papel de China en la guerra, diciendo que al igual que la Unión Soviética "perdió a mucho muchos millones de personas".