Viernes 15.01.2021 - 20:09

Senadora brinca al Congreso para autoproclamarse sucesora de Evo

Senadora brinca al Congreso para autoproclamarse sucesora de Evo
Por:

Bolivia amanece con nueva presidenta. La senadora opositora Jeanine Áñez sorprendió ayer al tomar por su cuenta las riendas del país, en función de que no logró el quorum en el Congreso para proceder a su investidura, que no obstante le corresponde según la línea de sucesión marcada por la Constitución, ante la ausencia del presidente, vicepresidente y la renuncia de los líderes de ambas Cámaras del Poder Legislativo.

La decisión de Áñez, una de las principales detractoras del gobierno de Morales se dio en función de la urgencia de “pacificar” a Bolivia; sin embargo, al no atender el protocolo para asumir el poder, podría incrementar las tensiones ya que se realizó en una sesión rápida, sin respetar las reglas legislativas.

Te puede interesar: Los mexicanos me dan mucha pena: Jeanine Áñez

El ahora expresidente Evo Morales dejó su cargo el pasado domingo, acorralado por la presión de las Fuerzas Armadas y las protestas tras las polémicas elecciones generales del 20 de octubre.

Aunque nadie le tomó juramento, luego de autoproclamarse, Áñez ingresó al viejo Palacio de Gobierno, con una Biblia en la mano. El jefe militar le puso la banda presidencial y le entregó el bastón de mando. Posteriormente, Áñez pidió un minuto de silencio para los cuatro muertos durante las protestas y llamó al Ejército a ayudar a calmar la nación.

“Bolivia quiere vivir en paz. Sí se pudo, sí se pudo”, dijo antes de ser coreada por sus partidarios y anunciar que convocará a elecciones, con autoridades probadas. La Constitución pone como plazo 90 días para ello. Poco después, se escucharon bocinazos y petardos en la capital, La Paz. Paralelamente, seguidores de Morales rechazaban la decisión.

“Felicito a la nueva presidenta constitucional de Bolivia, Jeanine Añez. Nuestro país consolida con su posesión, su vocación democrática y la valentía de una gesta popular legítima, pacífica y heroica. Todo éxito en el desafío que afronta. Viva la Patria!!!!!”

Carlos Mesa

Excandidato presidencial

Luego del anuncio, el líder de las protestas opositoras, Luis Fernando Camacho, aseguró que se suspendería el paro y las movilizaciones en Santa Cruz, bastión de su movimiento, cuya presencia fue fundamental para acorralar a Morales.

A su vez, el expresidente y excandidato presidencial, Carlos Mesa, principal rival de Morales en los comicios pasados, se unió a la celebración en Twitter. “Felicito a la nueva presidenta constitucional de Bolivia, Jeanine Áñez. Nuestro país consolida con su posesión, su vocación democrática y la valentía de una gesta popular legítima, pacífica y heroica. Todo éxito en el desafío que afronta”.

Desde México, el expresidente Morales también apeló en Twitter para mostrar una agresiva retórica contra quienes, consideró, consolidaron el “golpe de Estado” en su contra.

“Se ha consumado el golpe más artero y nefasto de la historia”, escribió en Twitter. “Una senadora de derecha golpista se autoproclama presidenta del Senado y luego presidenta interina de Bolivia, sin quorum legislativo, rodeada de un grupo de cómplices y apañada por las Fuerzas Armadas y Policía que reprimen al pueblo”.

Antes de la sesión de autoproclamación de Áñez, legisladores del Movimiento Al Socialismo (MAS), el partido del expresidente y con mayoría en el Congreso, alegaron falta de seguridad en La Paz para que arribaran representantes de otras regiones y cuestionaron los procedimientos.

Según Juan Cala, diputado de ese grupo, la sesión fue ilegal porque “el primer paso es recomponer las directivas de las cámaras ante las renuncias”. Agregó que sólo 20 por ciento de los 119 legisladores del MAS llegaron a La Paz y el resto no lo pudo hacer por falta de garantías. La Asamblea tiene 166 miembros entre senadores y diputados.

Las movilizaciones seguían activas en la principal ciudad, donde aviones militares sobrevolaban a manera de patrullaje. Un gran número de partidarios de Morales estaba en las afueras de la Asamblea boliviana.

http://twitter.com/evoespueblo/status/1194345391728320513

Personas afines al exmandatario que portaban la bandera indígena, la llamada Whipala, llegaron a las afueras de la Plaza Murillo, en el centro de la capital, donde se localizan el palacio presidencial y la Asamblea. “¡Evo, amigo, El Alto está contigo!”, gritaban.

Ayer, La Paz lucía sitiada. El Ejército en las calles evitaba ataques de grupos violentos que quemaron varias unidades policiales y saquearan propiedades privadas y comercios. Cientos de vecinos amanecieron en medio de barricadas improvisadas para protegerse de posibles ataques. El transporte público era escaso.

José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, dijo que ante la “gravedad de la crisis, los Estados miembros de la OEA deben proponer fórmulas que permitan el restablecimiento del Estado de derecho y garanticen los derechos fundamentales”.

“La policía fue rebasada”, dijo la víspera el comandante general de esa fuerza, Yuri Calderón. Ante la situación, el Ejército fue llamado a ayudar a restablecer el orden público.

“Vamos a ayudar a controlar a estos grupos vandálicos que están sembrando terror en la población”, dijo el jefe de las Fuerzas Armadas, William Kalimán.

Las protestas estallaron hace 20 días luego de acusaciones de fraude electoral a favor de Morales, que buscaba su reelección para un cuarto mandato.