Viernes 10.07.2020 - 23:41

Sin Menem, comienza juicio por encubrimiento de ataque terrorista

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto: AP

El juicio para determinar la responsabilidad de miembros del Poder Judicial y político en las irregularidades cometidas en la investigación del atentado contra el centro judío AMIA comenzó el jueves con la ausencia de uno de los principales acusados, el expresidente Carlos Menem.

Menem, de 85 años, no se hizo presente en la sala de los tribunales federales por cuestiones de salud, de acuerdo con lo que informaron sus abogados defensores.

Este es el segundo juicio por el atentado contra la Asociación Mutual Israelita de Argentina (AMIA) ocurrido el 18 de julio de 1994, que dejó 85 muertos y más de 300 heridos.

En 2004 un tribunal absolvió a una decena de policías argentinos acusados de participar en el ataque debido a las irregularidades cometidas durante la investigación a cargo del juez federal Juan José Galeano.

Galeano, quien asumió la investigación horas después del atentado, es juzgado desde este jueves junto a Menem y otros 11 acusados como partícipe de una maniobra de encubrimiento para desviar la investigación.

También serán juzgados dos ex fiscales, un ex jefe de inteligencia, ex miembros de la policía, un líder judío y un mecánico que entregó la camioneta que estalló frente a la AMIA.

La presidenta Cristina Fernández figura en la lista de más de 140 testigos que declararán durante el proceso, cuya sentencia está prevista para 2016.

Aunque la justicia argentina ha dado por acreditado que el grupo fundamentalista islámico Jezbola fue el responsable del atentado con apoyo de Irán, persisten las dudas sobre la complicidad de Siria y de ciudadanos argentinos.

En esta primera audiencia el tribunal leyó la acusación formal en la que se plantea que el ex juez Galeano, por presión de Menem, dejó de investigar la pista que involucraba al ciudadano sirio-libanés Alberto Kanoore Edul, detenido al descubrirse que había llamado a Carlos Telleldín, el último propietario de la camioneta, días antes del atentado.

Kanoore Edul, cuyo padre tenía relación con la familia Menem que también era originaria de Siria, tenía en su agenda al entonces agregado cultural de la embajada de Irán en Buenos Aires Moshen Rabbani, sobre quien pesa una alerta roja de Interpol por su supuesta participación en el atentado.

En entrevista con AP Galeano negó haber recibido una orden de Menem y explicó que investigó a Kanoore Edul pero no encontró pruebas suficientes para procesarlo.

El otro eje del juicio es el pago de 400.000 dólares a Telleldín para que revelara a quiénes había entregado la camioneta. Según la investigación el pago lo negoció Galeano con el guiño del gobierno, ya que el dinero provino de la Secretaria de Inteligencia del Estado.

Tras recibir el dinero Telleldín declaró que había entregado la camioneta a policías de la provincia de Buenos Aires, que luego fueron absueltos al descubrirse la maniobra.

Menem y Galeano se exponen a penas de tres a 15 años de prisión. El exmandatario, que ha enfrentado otros juicios en los últimos años, no irá a prisión si es condenado debido a que tiene fueros como senador.