Sirios huyen a Líbano

Un baño con agua y jabón habría evitado daños a El Caballito
Por:
  • larazon

Foto Especial

El aumento de la represión impuesta por el régimen sirio para extinguir la ola de protestas antigubernamentales obligó ayer a abandonar el país a una multitud de ciudadanos por la violencia desatada. Centenares de mujeres y niños sirios víctimas del terror de las tropas leales al dirigente Bashar el Asad cruzaron hacia el norte de Líbano para huir de los disparos del ejército y el asedio de las fuerzas de seguridad.

Mahmud Jazaal, ex alcalde del pueblo fronterizo libanés de Al-Buqaya, señaló que unas mil 500 personas llegaron a pie hasta su localidad. Muchos de los refugiados cruzaron un río que separa los dos países porque las autoridades sirias les impidieron abandonar su territorio por los cruces oficiales.

La entrada de refugiados —en su mayoría mujeres, niños y ancianos— comenzó de forma lenta en la noche del miércoles, pero se intensificó durante la mañana de ayer. La emisora de radio la Voz de Líbano Libre afirmó que la mayoría de los sirios que han entrado en el país vecino procede de la región sureña de Deraa y de Duma, en las afueras de Damasco, dos de las zonas que han sufrido con mayor intensidad el asedio de los defensores de El Asad.

El partido gobernante sirio, Baas, dio ayer señales de fractura después de que —por primera vez desde que se iniciaron las revueltas— decenas de miembros dejaran la formación en las últimas horas en protesta por la represión de las autoridades contra los manifestantes. El grupo Revolución Siria cifró en 223 las dimisiones y aseguró que continúan.

La agencia oficial de noticias Sana negó las informaciones difundidas por algunos canales de televisión por satélite sobre divisiones en la cúpula siria.