Presidenta de Bolivia, la última en dar positivo

Ya son 3 líderes latinos infectados

Coronavirus pone en jaque a las autoridades de alto nivel en la región que hoy es el principal foco; segundo al mando en Venezuela también se contagia

Jeanine Áñez
Jeanine Áñez saluda al ingresar al Palacio Quemado, en La Paz, la semana pasada.Foto: AP
Por:

La controvertida presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, dio positivo a Covid-19, con lo que se convirtió en al menos la quinta líder mundial, y la tercera de América Latina, en confirmar su condición de portadora, cuando la región se erige como el principal foco de la pandemia.

En un video publicado en su cuenta de Twitter, Áñez dijo que “muchos” otros miembros de su equipo también dieron positivo, por lo que se mantendrán en cuarentena durante 14 días.

“Junto con todo mi equipo, hemos estado trabajando para las familias bolivianas todo este tiempo. Dado que la semana pasada muchos de ellos fueron positivos para el coronavirus, hice la prueba y también soy positivo”, declaró.

Su anuncio se produjo días después de que su ministro de Salud también enfermara, y dado que Bolivia está luchando para hacer frente a un brote creciente.

En las últimas semanas, la nación fue testigo de repetidos días con nuevos casos que superan los mil, con un total de confirmados que ahora alcanza los 42 mil 984, en un país de 11.3 millones.

Gráfico

En la ciudad de Cochabamba, los residentes protestaron por la lenta respuesta del gobierno, ya que las abrumadas funerarias obligaron a algunas familias a mantener los cadáveres en sus hogares por hasta siete días, un escenario ya visto en las imágenes dramáticas de Ecuador.

Áñez, una senadora derechista de 53 años y conservadora religiosa respaldada por la administración Trump, asumió el poder el año pasado en un acuerdo político con partidos de oposición, la Iglesia católica y la Unión Europea, luego de la huida del país del socialista expresidente Evo Morales, en medio de acusaciones de fraude electoral.

La administración de Áñez, ferozmente antiMorales también enfrenta críticas por grupos de derechos humanos y la oposición de desatar una ola de represión contra periodistas.

Áñez es la última líder mundial en dar positivo por el virus. Apenas esta semana, muy cerca de su país, el presidente de extrema derecha de Brasil, Jair Bolsonaro —un escéptico del coronavirus— anunció que tenía la enfermedad, y el presidente hondureño, Juan O. Hernández, fue hospitalizado el mes pasado.

Fuera de América Latina, dieron positivo el primer ministro de Guinea-Bissau, Nuno Gomes Nabiam, y el premier británico, Boris Johnson, quien tuvo que ser tratado en terapia intensiva.

Todos ellos se han recuperado; sin embargo, como lo advirtió un funcionario de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el pasado martes, el hecho de que los representantes mundiales estén expuestos es una señal de que el virus “no respeta ni a la raza ni a las personas en el poder”, por lo que es necesario que los gobiernos tomen más en serio el alcance del brote y prioricen la salud sobre la necesidad de reabrir sus adormecidas economías.

Gráfico

En Venezuela, que enfrenta la pandemia con otras crisis de fondo —una política y otra humanitaria—, el segundo al mando del gobierno de Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, también informó que ingresaba a las estadísticas de contagio.

El también presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela ya había informado desde el miércoles que padecía “una alergia”, por la cual suspendió sus actividades ordinarias.

“Queridos compañeros y compañeras, cumplo con informar que luego de realizarme las pruebas correspondientes he resultado positivo en Covid 19. Desde ya me encuentro aislado cumpliendo el tratamiento indicado, gracias por sus buenos deseos, con la moral en alto. Nosotros venceremos”, escribió Cabello.

Inicialmente el político había calificado su malestar como “una alergia que irrita mucho los ojos y se inflaman”.

Esta semana, Venezuela superó los 8 mil casos de coronavirus. El régimen de Nicolás Maduro ha tomado medidas al respecto, incluyendo la radicalización de la cuarentena.

El pasado martes, Latinoamérica y el Caribe confirmaron que son el epicentro global de la pandemia, al alcanzar los 3 millones de contagios de coronavirus, superando a Estados Unidos y a Europa, lo que pone cada vez más contra las cuerdas a una región que tiene ya casi al tope la capacidad de sus sistemas de salud.

  • El dato: Dos días después de ser diagnosticado con Covid-19, el presidente brasileño insistió en que el país debe reabrirse, para evitar una debacle económica de mayor proporción.