Sorprende tormenta de nieve al sur de EU y deja 14 muertos

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto AP

La nieve y el hielo que no sería extraños en estados, como Nueva York y Washington, paralizó ayer los estados sureños de la Unión Americana y provocó la muerte de 14 personas, la mayoría debido a accidentes vehiculares. El mayor número de víctimas (cinco) se registró en Alabama, donde las carreteras congeladas originaron derrapes y graves embotellamientos.

La llegada de la tormenta León, que tuvo su punto más alto ayer, afectó a al menos 50 millones habitantes en la región conocida como sur profundo. En Carolina del Norte la nieve alcanzó los 25 centímetros de alto.

Los estados de Carolina del Norte, Carolina del Sur, Luisiana, Alabama y Misisipi se encuentran en estado de emergencia por una tormenta de nieve que azota el sureste de EU. La nieve también causó problemas en el área metropolitana de Washington y de los estados Virginia y Maryland, donde numerosas escuelas y universidades retrasaron el inicio de las actividades, mientras que desde Filadelfia a Nueva Orleáns el tráfico se vio entorpecido por el hielo en las calles.

Muchas personas de esta región no saben cómo conducir un vehículo en la nieve y muchas ciudades no cuentan con grandes flotas de máquinas quitanieves o camiones que arrojan sal para derretir la nieve, y eso se notó.

Los efectos del mal clima se materializaron en choques y derrapes, pero también provocaron que conductores abandonaran su vehículo y buscaran albergue en iglesias y tiendas. Algunos choferes varados pedían auxilio por sus teléfonos celulares dentro de sus vehículos, mientras otros caminaron varios kilómetros hasta llegar a casa tras abandonar sus carros.

Según reportes de las autoridades, en Misisipi cuatro personas, de entre tres meses y 30 años, murieron en un incendio de una casa móvil debido al mal uso de un calefactor. En Atlanta los mil 200 accidentes reportados terminaron con dos víctimas mortales y 130 lesionados. A estos decesos se sumaron los de dos personas en accidentes de tránsito.

Georgia fue el estado más afectado por el caos. Ni la tormenta de hielo que en 2011 paralizó la ciudad sirvió de lección a las autoridades. Los residentes se quejaron de que no se tomaran las precauciones suficientes; en respuesta las autoridades señalaron que los pronósticos sólo hablaban de ventiscas de nieve.

En ese estado rescataron a cerca de 50 niños que se quedaron varados en los autobuses, mientras cientos de estudiantes permanecían refugiados en escuelas y otros lugares.

Los gobernantes de Georgia parecían estar conscientes de la molestia del público y trataron de mitigarla. El alcalde de Atlanta, Kasim Reed, señaló en Twitter que las cuadrillas de emergencia trabajaban para esparcir sal y arena en las calles.

En medio del caos las muestras de solidaridad se hicieron presentes: conductores llevaban a peatones en sus vehículos para protegerlos del frío y los caminantes repartían café a los automovilistas que estaban varados en las carreteras.

El frente frío obligó a la cancelación de dos mil 500 vuelos nacionales e internacionales, que se suman a los tres mil del martes, según estadísticas del portal FlightAware.