Viernes 18.09.2020 - 07:55

Sufre Buenos Aires caos por paro de metro

Policía indaga otro escándalo sexual en el Vaticano
Por:

Servicio de Transporte Subterráneo - Foto: Especial

Buenos Aires.- Buenos Aires colapsó hoy al cumplirse el segundo día de huelga en el servicio de Subterráneos (metro) que afectó a más de un millón de pasajeros y se extenderá hasta el mediodía del viernes.

El paro comenzó el mediodía del miércoles, por lo que a la tarde, al finalizar las jornadas laborales, los servicios de autobuses urbanos no se dieron abasto para satisfacer la demanda de transporte.

Las quejas y hasta llantos de algunos usuarios se incrementaron esta mañana, ya que muchos tuvieron que caminar durante horas o esperar camiones que llevaban a los pasajeros lo más apretujados posible.

Desde el miércoles fueron cerradas las seis líneas del metro y las de cercanías, y así permanecerán hasta el mediodía del viernes.

Por toda la ciudad se pudieron ver interminables filas de pasajeros resignados a llegar tarde a sus trabajos o a sus clases escolares.

La zona más complicada fue el centro de esta capital, donde el tráfico avanzaba a paso de hombre ante la desesperación de la gente.

En las tres estaciones de trenes de cercanías que hay en la ciudad, las filas de pasajeros en espera de un autobús o un taxi sumaban varias cuadras a la redonda, porque no hubo modo de satisfacer la demanda.

La huelga es llevada a cabo por la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y el Premetro (AGTSyP) y la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que reclaman aumentos salariales del 28 por ciento y mayores prestaciones sociales.

El conflicto, además, se enmarca en la pelea que mantienen la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, y el jefe de gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri, por el manejo del metro.

En diciembre pasado, Macri aceptó la transferencia de este servicio de transporte, que hasta entonces estaba en manos del Estado nacional, incluso aplicó un aumento del 300 por ciento en el precio del boleto.

Sin embargo, dos meses después el alcalde se echó para atrás pese a que había firmado un convenio de traspaso y desde entonces ni el gobierno nacional ni el local quieren hacerse cargo del Subterráneo.

jcp