Surgen peleas entre migrantes en la isla de Kos

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto: AP

La situación de los migrantes en la isla griega de Kos se agravó con disturbios entre el colectivo, mientras las sobrepasadas autoridades luchan para contener la creciente oleada de personas que llegan de forma ilegal a sus costas en lanchas neumáticas de plástico procedentes de la vecina Turquía.

Cientos de migrantes que reclamaban un proceso rápido de registro empezaron a bloquear con una sentada la principal carretera costera a la ciudad más grande de la isla.

"¡Queremos papeles, queremos comer!", corearon.

Centenares de personas llegan a las islas del oeste del Egeo diariamente, muchos de ellos huyendo de los conflictos en Siria y Afganistán.

Autoridades, residentes y grupos de ayuda enfrentan problemas para registrar, alimentar y dar un techo a los recién llegados, muchos de los cuales son niños.

La mayoría de los migrantes de Kos, un popular destino turístico, han acampado en los principales parques y plazas de la mayor ciudad de la isla.

Un intento el martes de reubicarlos en un estadio para su registro degeneró en peleas entre las mil 500 personas reunidas en el recinto. La policía tuvo que intervenir para controlar a la multitud mientras otros migrantes comenzaron a bloquear calles en protesta.

La policía, que sólo contaba con un puñado de agentes para mantener el control y completar los registros, intentó imponer orden a la multitud rociando a la gente que daba empujones con extintores antiincendios y empleando bastones. Cientos de personas huyeron aterradas.

En las últimas semanas se han producido protestas similares y escenas de tensión en varias de las islas que reciben más migrantes, como Lesbos, donde desembarcan la mayor parte de los recién llegados.

La Guardia Costera griega rescató a 329 migrantes en aguas de Lesbos y Kos en siete operaciones distintas de búsqueda y rescate en las 24 horas desde el lunes por la mañana.

Esas cifras no incluyen a los cientos de personas que logran llegar a la costa en sus botes hinchables desde Turquía, y después caminan por sus propios medios hasta las localidades isleñas para registrarse.

Grecia se ha visto abrumada por la cantidad de personas que llegan. Sólo en los primeros siete meses de este año arribaron a las islas orientales al menos 124.000 migrantes. La cifra supone un aumento de 750% respecto al mismo periodo del año pasado, de acuerdo con la agencia de Naciones Unidas para refugiados, ACNUR.

En total, la policía griega señaló el lunes que 156.726 personas han sido detenidas por entrar o permanecer en el país de forma ilegal desde enero y hasta julio de 2015, frente a las 32.070 de los mismos meses de 2014.