Talibanes envenenan a 120 ninas… por asistir a escuela

Cae expolicía federal que agredió a periodista en Michoacán
Por:

Más de 120 niñas y tres profesores de un colegio de la provincia de Takhar, noroeste de Afganistán, fueron envenenadas por talibanes que se oponen a que reciban educación.

El ataque tuvo lugar en la escuela secundaria Bibe Hajera de Taloqan, capital de Takhar, donde el derrocado régimen del Talibán y su políticas radicales gozan de gran apoyo de los conservadores, principalmente hombres que rechazan la educación femenina.

La menores fueron envenenadas con un polvo tóxico no identificado que fue vertido al interior de las aulas por talibanes que, pese a la caída del régimen fundamentalista, siguen aún las normas impuestas durante su gobierno.

El polvo provocó que decenas de niñas cayeran inconscientes de inmediato dentro del salón de clases y que otras sufrieran fuertes dolores de cabeza, en el estómago y vómitos, informó la Dirección Nacional de Seguridad.

“Al intoxicar a las chicas pretenden generar miedo, intentan conseguir que las familias no envíen a sus hijas al colegio”, destacó Lutfullah Masha, portavoz de la NDS, según un reporte de la agencia Pajhwok Afghan News.

De acuerdo con el reporte informativo al menos 80 niñas, tres profesores y un empleado de la escuela fueron hospitalizados a causa del envenenamiento masivo.

El primer caso. Hace un mes al menos 150 estudiantes fueron intoxicadas con agua envenenada con un tóxico que aún no ha sido identificado.

Habibullah Rustakhi, jefe del Hospital General de Taloqan, a donde fueron trasladados, dijo que las estudiantes afectadas y los profesores están recibiendo tratamiento y que el incidente estaba siendo investigado.

El director del Departamento de Educación, Abdul Wahab Zafari, apuntó que había unos tres mil estudiantes en la escuela y algunos de ellos se fueron a casa después del incidente, por lo que el número exacto de envenenados todavía no se ha precisado, “podrían ser más”.

Aunque directivos del colegio y funcionarios provinciales expresaron que desconocían cómo ocurrió el incidente, una estudiante de séptimo grado, identificada como Nasima, dijo que se sintió mal después de beber agua potable en la escuela.