Test de virginidad, para entrar a Ejercito indones

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Las mujeres que deseen ingresar al Ejército así como las novias de soldados que quieran casarse con ellos deben someterse a una prueba de virginidad, según los requisitos castrenses.

Human Rights Watch (HRW) denunció ayer esta práctica luego de interrogar a quienes pasaron por este requisito, así como a médicos que realizan los exámenes.

A través de un informe divulgado ayer, HRW exigió la abolición definitiva de la práctica “cruel, inhumana y degradante bajo las leyes internacionales de derechos humanos”.

El documento, que reúne el testimonio de 11 mujeres que fueron obligadas a la prueba, aseguró que los exámenes se llevan a cabo por médicos —algunos varones— de numerosos hospitales militares del país asiático.

El test se realiza de manera manual, es decir, introduciendo dos dedos en la vagina para comprobar si el himen está intacto.

Las mujeres que “no superan” la prueba no están sujetas a ninguna penalización, dice el informe, pero todas ellas la han calificado de dolorosa, vergonzosa y traumática.

La organización con sede en Washington documentó casos de mujeres que lograron evadir el examen tras sobornar a los altos doctores.

Cuando las pacientes cuestionaron a los médicos de las razones para realizar este examen, los oficiales aseguraron que se realiza “para preservar la dignidad y el honor de la nación”.

Asimismo, en caso de que algún militar desee contraer matrimonio, necesita un documento de sus superiores, para el cual es necesario contar con un examen físico y psicológico que incluye el estado del himen.

“El Ejército indonesio debe reconocer que estas pruebas de virginidad, humillantes y dañinas, no tienen nada que ver con fortalecer la seguridad nacional”, declaró Nisha Varia, directora de Defensa de la Mujer de HRW al periódico español El País.

La activista instó al presidente indonesio, Joko Widodo, a prohibir inmediatamente la práctica, que según sus investigaciones se lleva a cabo desde hace décadas.

Las candidatas que aspiran a ingresar a la policía también pasan por estas pruebas para “asegurar altos estándares morales”.

Esto porque la sociedad de Indonesia discrimina a las mujeres solteras y sexualmente activas.

Para esto, las chicas deben tener entre 17 y 22 años, no pueden estar casadas ni haberse divorciado y deben seguir una de las seis religiones oficiales que reconoce el gobierno.

Tras la publicación del informe, el ministro del Interior, Tjahjo Kumolo, anunció que prohibiría las pruebas de virginidad “a todas aquellas mujeres que aspiren a ser funcionarias”. Sin embargo, la práctica continúa.