Sábado 11.07.2020 - 18:14

Tres militares extranjeros evitan atentado en tren que va de Amsterdam a Paris

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto: AP

Uno sirve en la Fuerza Aérea, otro acaba de regresar de Afganistán con la Guardia Nacional y el tercero estudia terapia física en California — los tres son estadounidenses y están siendo alabados por su heroica actuación al reducir y desarmar a un pistolero con el que se encontraron en un tren de alta velocidad que cubría la ruta entre Ámsterdam y Paris.

El soldado de la Fuerza Aérea, Spencer Stone, seguía hospitalizado el sábado tras recibir varias puñaladas en el ataque del viernes por la noche, mientras el tren en el que viajaban cruzaba Bélgica, aunque el Pentágono dijo que las lesiones ponen en riesgo su vida. Otro pasajero, un ciudadano con doble nacionalidad francesa y estadounidense, que fue alcanzada por una bala perdida en el tren, que finalmente se detuvo en Arras, en el norte de Francia, dijo el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve.

El presunto autor del ataque podría ser un ciudadano marroquí de 26 años señalado el año pasado por las autoridades españolas por su relación con movimientos islamistas radicales, dijo Cazeneuve el sábado una comparecencia ante periodistas en París, aunque su identidad no se ha confirmado al 100%.

Autoridades galas están interrogando al pistolero y se espera que también el sábado hablen con al menos uno de los estadounidenses para conocer el relato de lo sucedido. Agentes especializados en la lucha contra el terrorismo lideran la investigación, según la fiscalía de París.

La fiscalía de Bélgica abrió también una investigación sobre el incidente basándose en que el supuesto atacante podría haber subido al convoy en Bruselas, dijo el portavoz Eric Van der Sypt. Las autoridades belgas están colaborando con las pesquisas, encabezadas por Francia, apuntó.

El incidente comenzó cuando un pasajero francés se topó con el sospechoso, fuertemente armado, mientras intentaba entrar al baño del tren y el pistolero disparó un arma, apuntó Cazeneuve.

Cazeneuve dijo que los pasajeros estadounidenses "fueron particularmente valientes y mostraron gran osadía en circunstancias muy difíciles" y que "sin su sangre fría podríamos habernos enfrentado a un terrible drama". Un pasajero británico ayudó a reducir al atacante.

Cazeneuve pidió prudencia antes de llegar a conclusiones. Las autoridades francesas están en alerta máxima después de los ataques de extremistas islámicos del pasado enero en París, en los que murieron 20 personas, entre ellos los tres atacantes. En junio, un lobo solitario que juró lealtad a radicales islámicos decapitó a su jefe y provocó una explosión en una empresa de capital estadounidense en suelo galo, aumentando las preocupaciones sobre otros ataques dispersos y difíciles de predecir.

Anthony Sadler, estudiante de la Universidad Estatal de Sacramento, viajaba con sus amigos de la infancia Stone, de Carmichael, en California, y Alek Skarlatos, un Guardia Nacional de Roseburg, en Oregon, cuando escucharon un disparo y cristales rotos. Sadler dijo a la Associated Press que vieron a un empleado del tren correr por el pasillo seguido por el pistolero, armado con un rifle automático.

"Cuando se estaba colocando para disparar, Alek gritó '¡Ve, Spencer!' y Spencer corrió por el pasillo", contó Sadler. "Spencer hace el primer contacto, derriba al chico, Alek forcejea para aparta el arma de él y el pistolero saca un cúter y corta a Spencer varias veces. Los tres lo golpeamos hasta que estuvo inconsciente".

El pasajero británico, Chris Norman, dijo a la televisión francesa que había ayudado para atar al atacante. Stone corrió a asistir a otro viajero que había sido herido en la garganta, parando la hemorragia hasta que llegaron los paramédicos, dijo Sadler.

Durante el corto pero aterrador episodio, "el pistolero no dijo ni una palabra", apuntó Sadler.

El joven dijo que las autoridades francesas iban a entrevistarlo el sábado en Arras, donde la policía científica trabajaba alrededor de la estación de tren acordonada.

El Pentágono confirmó que "un miembro de las fuerzas militares de Estados Unidos resultó herido en el incidente. Las heridas no ponen en riesgo su vida". La Casa Blanca emitió un comunicado señalando que el presidente Barack Obama había sido informado del incidente, y dijo: "Aunque la investigación del ataque está en sus primeras fases, está claro que sus heroicas acciones pudieron haber evitado una tragedia mucho peor".

Stone tuvo que ser operado pero estaba "relativamente bien", dijo el alcalde de Arras, Frederic Leturque, a la AP el sábado.

Stone forma parte de la Fuerza Aérea con base en el archipiélago portugués de Azores y Skarlatos, un soldado de la Guardia Nacional de 22 años regresó de una misión en Afganistán en julio, según la madrastra de este último, Karen Skarlatos.

La mujer habló con el joven justo después del accidente. "Sonaba bien, pero serio — sonaba como si hubiese frustrado un ataque terrorista".

"Alek y Spencer son chicos grandes, valientes y fuertes y decidieron que iban a reducirlo. Y lo hicieron. Spencer lo derribó, y Alek tomó el arma y le dieron una buena golpiza", dijo a la AP desde Oregon. "Spencer tiene un par de cortes. Pero pudieron someterlo mientras el tren seguía en marcha".

Philippe Lorthiois, funcionario del sindicato policial Alliance, dijo que el agresor no disparó su fusil automático sino que hirió a un hombre con una pistola y a otro con algún tipo de arma blanca.