Trump exige reforma fiscal, pero se niega a revelar contribuciones

Trump exige reforma fiscal, pero se niega a revelar contribuciones
Por:

Donald Trump aboga porque haya más justicia en el pago de impuestos pero, hasta ahora ha roto con la tradición electoral, y no ha revelado a cuánto ascienden sus contribuciones fiscales, tal y como lo hizo su rival demócrata Hillary Clinton.

Una investigación del diario estadounidense The New York Times sugirió que el magnate no ha revelado sus contribuciones porque quizá no las haga.

Hace unos días el republicano prometió a sus seguidores que de ganar las elecciones presidenciales en noviembre haría importantes rebajas fiscales.

“Para muchos trabajadores estadounidenses la tasa de impuestos en Estados Unidos será de cero”, afirmó el lunes pasado en un discurso en Detroit.

“Sería posible y legal que Donald Trump pagara un impuesto a las ganancias muy bajo o incluso ninguno”, aseguró el asesor fiscal Len Green a The New York Times. A pesar de que la fortuna del millonario está valuada en 10 millones de dólares, como gestor inmobiliario Trump se beneficia de rebajas fiscales.

Como inversor es posible reducir impuestos en concepto de amortizaciones, tasas de interés o costes operativos. Con ello empresarios como Trump pueden hacer aparecer en el papel pérdidas que rebajan la cantidad de impuestos a pagar.

El viernes pasado la ex primera dama, publicó su declaración anual, en la que ella y su marido Bill Clinton ganaron más de diez millones de dólares el año pasado y pagaron un 43 por ciento de impuestos.

Según el fisco más de la mitad de los ingresos fueron resultado de las charlas que dio el expresidente en 2015, aunque la candidata obtuvo tres millones de dólares por el contrato de su libro y donó 9.8 por ciento de sus ingresos a obras de caridad.

La últimas declaraciones conocidas de Trump son de los años 70 y muestran que en 1978 y 1979 no pago impuesto alguno a nivel federal y en los años anteriores sólo hizo pequeñas contribuciones.

Como en casi toda la campaña Trump ha dejado de lado las tradiciones electorales y se ha negado a hacer publicas sus percepciones ya que considera “que es información que a nadie le importan”.

Es posible que Trump aún recuerde la ola de indignación que generó la declaración fiscal de Mitt Romney hace cuatro años. Con un porcentaje de carga fiscal Romney se convirtió en la encarnación de la financiera privilegiada.

El empresario también se había visto beneficiado por la ventajosa legislación fiscal y muchos electores le dieron la espalda. Si se demostrara que Trump paga aún menos, podría ser un golpe a su campaña electoral.

Sin historial en fisco

Desde hace varios años el magnate dejó de informar públicamente sobre sus contribuciones.

La última declaración fiscal de Donald Trump ocurrió en 1979. El magnate acusó a la exprimera dama de ser poco honesta pero se ha negado a mostrar sus cuentas fiscales. Además la culpa de financiar su campaña con donaciones de inversionistas de Wall Street. Prometió que de llegar a la presidencia realizará reformas fiscales “que beneficiarán a los que menos tienen”.

Culpa a medios por caída de popularidad

El Candidato republicano Donald Trump culpó a los medios de comunicación “corruptos” de difundir una “mala imagen” sobre él.

Luego de que el neoyorquino arremetiera contra los padres de un soldado muerto en Irak la popularidad del aspirante presidencial comenzó a derrumbarse en los últimos sondeos realizados por la televisora NBC, el diario The Wall Street Journal y el Instituto Marista para la Opinión Pública Clinton, ganó terreno entre los electores en Florida, Carolina del Norte, Virginia y Colorado; mientras el apoyo al aspirante republicano retrocedió.

Las cuatro entidades péndulo, donde las preferencias electorales oscilan entre republicanos y demócratas de elección en elección, son consideradas críticas en la contienda e incluso definitorias; en el caso de Florida por el número de delegados al Colegio Electoral en juego.