Turquía, nuevo líder del mundo islámico

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, reforzó ayer su papel como líder emergente en el mundo islámico con sus declaraciones fuertemente aplaudidas contra Israel y cuestionamientos al papel de Washington, durante una cumbre árabe en el antiguo asiento del Imperio Otomano.

La presencia internacional de Erdogan ha crecido rápidamente desde el asalto de comandos israelíes a las naves de ayuda que se dirigían a Gaza. Los musulmanes celebraron sus palabras duras contra Israel y las ovaciones de los demás líderes islámicos confirman su posición como el héroe de la hora en el Medio Oriente.

El Foro Económico Turco-Árabe comenzó con el pedido de que una comisión internacional investigue el asalto israelí del 31 de mayo en el que murieron ocho activistas turcos y un adolescente turco-estadounidense.

“¿Hemos de callar ante el asesinato de nueve personas? No podemos cerrar los ojos ante este acto de bandidaje en aguas internacionales”, dijo Erdogan ante el foro. “Esto no puede continuar así”.

El titular de la Liga Árabe, Amr Moussa, acusó a Israel de “atrocidades y asalto” al violar los derechos humanos y el derecho internacional y elogió a Turquía por enfrentar a Israel. El estado judío dice que sus comandos respondieron a ataques de activistas propalestinos.

El jueves, Turquía y 20 naciones árabes en un comunicado conjunto expresaron su “grave preocupación y condena de la agresión israelí”.

El prestigio de Turquía, un país no árabe de mayoría musulmana, también ha aumentado entre sus aliados árabes por objetar las nuevas sanciones contra Irán, aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU el miércoles después de rechazar un acuerdo de intercambio de combustibles logrado con la mediación de Ankara y Brasilia.

Desde hace meses, Erdogan se ha apartado de Occidente para presentarse como un actor protagónico en la escena global, principalmente tras el acuerdo con Irán y su reciente apoyo en la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, quien emitiera nuevos castigos a ese país .

Lo empuja su fuerte economía

Un amplio estudio de opinión pública realizado en enero por la Fundación Económica y Social Turca arrojó resultados muy buenos para Turquía.

Con 75 por ciento de opiniones favorables, Turquía es el país no árabe más apreciado en el mundo árabe; 63 por ciento de los encuestados consideró que ha logrado una buena “combinación de Islam y democracia”; otro tanto considera que su ingreso en la Unión Europea no haría más que reforzar su aura en el Medio Oriente.

Con el Partido de la Justicia y del Desarrollo (AKP, islamista moderado)< en el poder, en cierto modo Turquía se ha librado de la tutela estadounidense. Erdogan exasperó a Washington al lanzar junto a Brasil una mediación sobre el programa nuclear iraní. Pero tampoco se opuso al ingreso de Israel en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Mantiene una línea delicada y compleja. Lo quiere todo a la vez: ser miembro de la OTAN, ser candidato a la UE, consolidar su posición de “grande” en el Medio Oriente, tener buenas relaciones con Irán y con el mundo árabe, sin romper con Israel.