Viernes 10.07.2020 - 23:30

Tuvimos que pedir agua, comida y mantas, narran migrantes en Grecia

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fotos: AP

Miles de migrantes llegaron al principal puerto de Grecia, cerca de Atenas, el jueves, mientras una de ellas recordó su peligrosa andadura desde Siria, esquivando a los armados guardias fronterizos turcos y pidiendo agua, comida y mantas durante su intento por alcanzar seguridad en Europa con su familia.

En los últimos meses, Grecia se ha visto sobrepasada por la cifra record de migrantes que arriban a las costas de sus islas orientales en el mar Egeo, con más de 160.000 llegadas desde enero. En un intento por aliviar la superpoblación de las islas, el gobierno alquiló un transbordador para transportar a unos 2.500 migrantes al puerto de Pireo.

Vian Baker, una estudiante de 21 de la ciudad siria de Alepo, señaló que viajaba a Europa junto a su padre y su hermana para continuar sus estudios, que quedaron interrumpidos por la guerra que asola su país.

"No podíamos vivir allí. Bombas y guerra", dijo Baker tras desembarcar del ferry.

La joven describió un peligroso viaje de 15 días desde Alepo a Grecia durante el cual pasó seis horas escondida en el bosque en la frontera entre Siria y Turquía a la espera de encontrar una buena ocasión para cruzar por la noche, y después tuvo que esquivar a los guardias turcos que según dijo dispararon al aire. Desde Turquía, ella y su familia cruzaron a la pequeña isla griega de Leros en una travesía marítima de tres horas.

"Enfrentamos a la muerte", informó Baker agregando que, una vez en la isla, no había instalaciones para los recién llegados.

"Dormimos en la calle. No teníamos mantas. No teníamos nada. Ni agua. No sé qué contar. Pedimos agua, pedimos alimentos", recordó.

El transbordador sirvió como centro de registro en la isla de Kos a principios de esta semana. Partió de la localidad el miércoles con 1.300 migrantes a bordo y recogió a cientos más en las islas de Leros, Kalymnos y Lesbos.

La inmensa mayoría de los migrantes no quieren quedarse en el país, que atraviesa serios problemas económicos y tiene una tasa de paro que supera el 26%. Se dirigen al norte a través de los Balcanes hacia países más prósperos como Alemania, Holanda o los escandinavos.

Hamsa Al Halabiah, una siria de 44 años que huyó de su país a Líbano hace unos cuatro años, para luego viajar hasta Turquía, dijo que es una de esas personas que quieren llegar a Alemania, donde viven sus cuñados.

"Esperamos encontrar un futuro mejor para nuestros niños, para nuestros hijos. (La situación en Siria) es muy mala, muy mala. Es terrible, es miserable, no hay palabras que puedan expresar la realidad en Siria ahora", dijo.

Alemania dice que este año podría recibir hasta 800.000 migrantes — cuatro veces más que al año pasado. Berlín recibe ahora el 43% de todas las peticiones de asilo que se presentan en los 28 países de la Unión Europea y sus responsables dicen que el bloque tiene que lograr un mejor sistema para repartir la carga.

El gobierno griego pareció estar poco preparado para hacer frente a la llegada masiva de migrantes, con las autoridades de las islas quejándose de falta de personal y fondos para lidiar con los cientos de migrantes que arriban a diario.

La guardia costera griega, por su parte, dijo que había rescatado a 519 personas en 16 operaciones de búsqueda y rescate en las últimas 24 horas ante las islas de Samos, Agathonissi, Kos y Farmakonissi. Esta cifra no incluye a los cientos de migrantes que consiguieron llegar a la costa en lanchas inflables.

Las demoras en los registros de los recién llegados y la escasez de billetes de ferry para viajar a la grecia continental han dejado a miles de migrantes varados en las islas, mientras las tensiones siguen creciendo.

Entre quienes iban a bordo del transbordador que arribó a Pireo y esperaban dirigirse de inmediato al norte estaba Ahmad Mohammad, de 17 años, que dijo que tardó 10 días en llegar a Grecia.

"El viaje fue agotador y tuvimos muchos problemas", dijo. "Ahora iremos a Tesalónica y luego a Europa. Quizás Alemania, quizás Suiza, no lo sé".