Líderes se entrampan con presupuesto del bloque

UE no logra acuerdo para su recuperación

Países Bajos exige a España e Italia reformas laborales y de pensiones a cambio de ayudas; ambos se dicen dispuestos a modernizar sus economías, pero rechazan imposición

Angela Merkel
La alemana Angela Merkel saluda al lituano Gitanas Nausėda, ayer.Foto: Especial
Por:

La primera jornada de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) para acordar el presupuesto comunitario y un plan de estímulo masivo que ayude a las economías devastadas por la pandemia de coronavirus concluyó sin un acuerdo, y se retomará este sábado.

Muchos de los 27 líderes declararon a su llegada a Bruselas para la primera cumbre presencial del bloque en cinco meses que un acuerdo es crucial para rescatar a las golpeadas economías.

Pero las autoridades dijeron que el grupo de estados ricos del norte, liderados por los Países Bajos —junto con Austria, Suecia y Dinamarca— se mantuvo firme en una postura que contrasta con la de Alemania, Francia, Italia, España y los estados del este de Europa.

Las sumas propuestas en discusión incluyen el presupuesto de la UE para 2021-27, de más de un billón de euros, y el fondo de recuperación por 750 mil millones, que se destinará principalmente a los países de la costa mediterránea más afectados por la pandemia.

Mark Rutte, primer ministro de los Países Bajos, se ha erigido en el estandarte de las posiciones más exigentes para aprobar el fondo de recuperación. Según fuentes de la negociación, demanda una reforma de pensiones en España e Italia, los dos grandes beneficiarios de la ayuda, esto es que a cambio de aprobar el fondo.

Peleo por una Europa más fuerte para todos, incluidos los contribuyentes holandeses

Mark Rutte, Primer ministro de los Países Bajos

“Una Europa más fuerte también significa que los países que se han quedado atrás aceleren en reformas como las de pensiones o del mercado laboral. Peleo por una Europa más fuerte para todos, incluidos los contribuyentes holandeses. Si quieren préstamos e incluso subvenciones, creo que es lógico que pueda explicarle a la gente de los Países Bajos... a cambio de qué han tenido lugar esas reformas”, dijo Rutte, que estimó las posibilidades de alcanzar un acuerdo en cincuenta y cincuenta por ciento.

Ambos países han insistido que son reformistas, y están dispuestos a modernizar sus economías, pero rechazan de plano que sea Holanda o cualquier otro quien decida qué reformas se hacen. 

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, fue aún más pesimista y tuiteó que las divisiones son profundas y que es “altamente probable” que no se logre llegar a un acuerdo el sábado o incluso el domingo. La canciller alemana, Angela Merkel, también fue cautelosa sobre las posibilidades de un acuerdo, al prever “negociaciones muy difíciles”.

Este primer día de cumbre, dedicado esencialmente a que los 27 líderes plantearan su postura ante el resto, se prolongó durante unas trece horas. Hacia las 18:00 horas, se convocó a un receso de tres horas, y tras la cena de dos horas más, se optó por cerrar la primera jornada sin un acuerdo y retomarla este sábado.