Ultraderecha empuja a Merkel a dejar el poder

Ultraderecha empuja a Merkel a dejar el poder
Por:

Las derrotas consecutivas de su partido, Unión Demócrata Cristiana (CDU), en las elecciones parlamentarias de Hesse y Baviera, frente a las fuerzas políticas de ultraderecha, llevaron a la canciller Angela Merkel a anunciar su retiro definitivo de la política, después de 18 años al frente de Alemania, la primera economía de Europa.

Esta decisión constituye un giro no planeado en el guion de la líder, quien siempre expresó su predilección porque la misma persona que ocupara el cargo de canciller federal presidiera también el partido en el poder. Ahora, Merkel no piensa abandonar el barco, terminará el periodo para el que fue reelecta (hasta 2021) pero dejará de comandar la CDU, lo que abre la puerta a una carrera por la sucesión, cuando los alemanes se han mostrado cansados de los grandes partidos, atraídos por las formaciones de la extrema derecha xenófoba.

Merkel dio a conocer que dejará el liderazgo de su partido, la Unión Demócrata Cristiana (CDU por sus siglas en alemán), y que no se postulará para un quinto periodo como canciller, lo que marca el principio del fin del cargo para la mujer que ha sido etiquetada por muchos como la “líder del mundo libre”.

“Con esta decisión, intento contribuir a permitir que el gobierno concentre su fuerza, finalmente, en gobernar bien... y la gente exige eso con razón”

Angela Merkel

Canciller alemana

Es un título al que ella misma se oponía, pues decía que el liderazgo nunca depende de una persona o país. Pero ha sido una defensora incondicional de la democracia occidental a través de tiempos turbulentos, incluida la crisis de deuda europea, el flujo de migrantes de 2015, la decisión de Gran Bretaña de salirse de la Unión Europa y las crecientes tensiones comerciales con Estados Unidos.

Con su anuncio, indicó que no tiene intención de eludir los “grandes retos de política exterior” que se avecinan, e insinuó que, al quitar la interrogante sobre su futuro del panorama, su a veces resentida coalición podrá gobernar mejor.

“Con esta decisión, intento contribuir a permitir que el gobierno concentre su fuerza, finalmente, en gobernar bien... y la gente exige eso con razón”, dijo.

Merkel, de 64 años, ha estado al frente de su partido conservador desde 2000, y de Alemania desde 2005. Gobierna bajo el amparo de una “gran coalición”, formada por lo que tradicionalmente eran los partidos más importantes: el CDU, la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU) y los Socialdemócratas de centroizquierda.

Su anuncio lo hizo un día después de que los votantes castigaran tanto a la CDU como a los Socialdemócratas en una elección en el estado de Hesse, dos semanas después de una debacle similar para el CSU y Socialdemócratas en Baviera.

Bruselas pide salvar la estabilidad alemana

La Unión Europea urgió a la canciller alemana a recuperar la estabilidad política en su país, clave para afrontar la recta final del Brexit, la batalla comercial con el presidente de EU, Donald Trump, la crisis migratoria en el Mediterráneo y la rebeldía de varios socios comunitarios, como Polonia o Italia.

“Necesitamos un gobierno efectivo, sin continuas discusiones dentro de la CDU (el partido de Merkel) o del gobierno de coalición que debilitan la capacidad de Alemania de actuar en la UE”, dijo el comisario europeo de Presupuestos, el alemán Günther Oettinger.

Merkel debía jugar un papel fundamental en ambos frentes, hasta el punto de que en Bruselas se especula sobre la posibilidad de que la canciller relevara a Jean-Claude Juncker al frente de la Comisión.

Ella misma parece haberlo descartado al anunciar ayer que cuando deje la cancillería en 2021 “no ocuparé ningún cargo”. Pero muchos socios comunitarios se preguntan si Merkel podrá apurar ese plazo.