Lunes 28.09.2020 - 16:29

Un modernista se perfila como sucesor de Ban Ki-moon en 2017

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Poco después de ser elegido líder del centro izquierdista Partido Socialista de Portugal, en 1992, Antonio Guterres añadió una rosa roja al puño cerrado que era el símbolo tradicional de la organización. Fue un cambio de imagen política que capturó además el lado más suave y gentil de Guterres. Y pagó dividendos: después de un decenio fuera del poder, los Socialistas ganaron las elecciones en 1995 y ascendieron al gobierno con Guterres como primer ministro.

Guterres, de 67 años, fue designado el miércoles para suceder a Ban Ki-moon como próximo secretario general de la ONU. El Consejo de Seguridad se reunirá hoy para aprobar formalmente a Guterres y recomendar su candidatura a la Asamblea General, formada por 193 países, “la que debe aprobar el nombramiento tras la recomendación formal del Consejo de Seguridad, que tiene en total 15 países miembros (los cinco permanentes con capacidad de veto y una decena que se turnan).

Para que ésta se produzca, el Consejo debe adoptar la resolución oficial con nueve votos a favor y ningún veto. En la votación de este miércoles, Guterres no obtuvo ningún rechazo, solo dos abstenciones”, explica El País.

“Tenemos un claro favorito y su nombre es Antonio Guterres”, reconoció tras la reunión del Consejo el embajador ruso ante la ONU, Vitali Churkin. La votación “formal” tendrá lugar este jueves a las 10.00 (hora de Nueva York), cuando previsiblemente será propuesto oficialmente Guterres. El mandato del actual secretario general, Ban Ki Moon, expira el próximo 31 de diciembre.

Guterres se dio a conocer en los años 90 por formar parte de una nueva generación de socialistas modernizadores que incluyó al primer ministro británico Tony Blair.

Fue admirado por su elocuencia, inteligencia y moderación. Pero en sus ocho años como primer ministro también fue conocido como un político que eludía decisiones impopulares y a menudo encontraba difícil decir no. Renunció a mediados de su segundo término, en 2002, cuando la popularidad de su partido comenzó a caer.

Bajo el liderato de Guterres, los socialistas portugueses se deshicieron de las tendencias más izquierdistas y se volvieron un partido moderado en el centro del espectro político.

Guterres —que además del portugués domina el inglés, el español y el francés y tiene un gran interés en la historia medieval, el cine y la ópera— atrajo a la nueva clase media de Portugal, que emergió con el aumento de la riqueza del país tras la integración a la Unión Europea en 1986.

Fuerte partidario de los pasos europeos hacia una mayor integración política y económica, Guterres llamó a los miembros de la UE a ceder más poder a instituciones centralizadas.

Como primer ministro, adoptó políticas favorables a los negocios y trabajó en una extensa privatización de compañías estatales, al tiempo que dedicaba fondos a asuntos sociales como educación y salud. Aprobó una ley que estableció ingresos mínimos para familias, con el gobierno proveyendo dinero a las más pobres para que pudiesen alcanzar la marca.

Quizás su mayor logro en Portugal fue implementar las reformas financieras e insistir en límites de gastos gubernamentales necesarios para calificar para membresía en el euro, cuando muchos observadores habían predicho que el país era demasiado indisciplinado fiscalmente y no lo lograría.

Luego de siete años, Guterres renunció inesperadamente como primer ministro cuando los socialistas perdieron en elecciones municipales en el 2001. Entonces dio la espalda a la política portuguesa, optando por una carrera en el exterior como Alto Comisionado de la ONU para Refugiados, un puesto que ocupó hasta el 2015.

Naciones Unidas prefiere líder masculino

Ni la canciller argentina, Susana Malcorra, ni ninguna otra candidata.

Después de que más de 50 países, liderados por Colombia, y varias entidades independientes hicieran campaña durante meses para que el próximo dirigente de Naciones Unidas fuera una mujer, el Consejo de Seguridad favoreció a un hombre.

Guterres superó así a otros cuatro candidatos que son hombres y a cinco candidatas, entre ellas Malcorra. Las otras son la búlgara Irina Bokova, directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO); la neozelandesa Helen Clark, exprimera ministra de ese país; la política moldava Natalia Gherman y la economista búlgara Kristalina Georgieva.

Naciones Unidas ha tenido ocho secretarios generales, todos hombres, desde su creación, hace siete décadas.

Colombia a través de su embajadora ante Naciones Unidas María Emma Mejía lideró la campaña para promover la elección de una mujer al frente del organismo internacional.

El país sudamericano creó el Grupo de Amigos en Favor de una Secretaria General, que cuenta con 60 naciones, y logró que el texto de la ONU que guía el proceso de selección de un secretario general incluya ahora la palabra “mujer” como posible líder. Antes el documento hablaba tan sólo en masculino.

click para ver gráfico