Unión Europea en alerta por deterioro en salud de Fariñas

Unión Europea en alerta por  deterioro en salud de Fariñas
Por:

La situación de Guillermo Fariñas es grave. El disidente cubano, quien lleva 36 días sin comer ni tomar agua, presenta dolores en las articulaciones y en la cabeza, somnolencia, temperatura de 35 grados centígrados y presión arterial baja, algunos de los signos que según Santiago Cárdenas, médico cubano especialista en Medicina Interna, son propios de una persona en estado pre mórtem.

“La huelga de Fariñas Hernández es contra la violencia, no ha pedido el derrocamiento del Gobierno, sino el cese de la opresión de unos sobre otros por su forma de pensar o la manera en que deciden honradamente obtener sus ingresos. Esta situación normalmente no es para arriesgar una vida en una huelga de hambre, pues es algo consustancial a los gobiernos democráticos de todos los países del mundo”, argumentó el Consejo Coordinador del Foro Antitotalitario (FANTU), en una misiva enviada el pasado 21 de agosto a Barack Obama.

Fariñas presenta un cuadro clínico delicado, pero estable, asegura a Martí Noticias Alicia Hernández, madre del líder de FANTU. “Él está muy decaído, con una ligera cefalea y muchos dolores en las articulaciones”, explicó Hernández, quien recordó que desde el pasado jueves, cuando lo llevaron sin conocimiento al hospital y lo hidrataron, no ha recibido ningún tipo de asistencia médica.

El opositor recibió el pasado martes la visita de la doctora del consultorio quien reportó que la presión arterial es baja, la temperatura es de 35 grados, y persiste la somnolencia, “pero está consciente y orientado”.

“Me siento un poquito mal: me duelen las piernas, los oídos, las rodillas, los hombros… y la presión va ahí”, declaró Fariñas el pasado martes al portal web cubano.

Desde que comenzó la huelga el pasado 20 de julio, Fariñas ha sido trasladado en tres ocasiones al hospital tras perder el conocimiento. Lo han hidratado y luego ha regresado a la casa. “La estrategia de ellos parece que es dejarme fuera del hospital. La primera vez que me llevaron yo dije que no, pero ni la segunda ni la tercera vez dije nada. Hay un puesto de mando de salud ahí que dice ‘mándalo para la casa’ para que se restablezca”, denuncia el disidente.

El vocero oficial del también psicólogo, Jorge Luis Artiles, aseguró ayer que “estuvo durmiendo casi todo el día. El martes vino la doctora y lo paramos para que lo checara y después de volvió a dormir. Se está deteriorando cada día porque la presión ha ido disminuyendo, está muy decaído”.

Artiles recalcó que la lucha de Fariñas no se detiene. “Estamos esperando las respuestas a las cartas que FANTU como organización ha enviado al presidente cubano Raúl Castro, al mandatario Barack Obama y al Papa Francisco, pero aún no hemos recibido respuesta”, concluyó el portavoz.

Consultado sobre la posibilidad de que sus familiares y amigos lo trasladen al hospital, debido al deterioro de su salud tras 36 días sin comer ni beber nada, Fariñas precisó que sólo sería tras perder el conocimiento como ha ocurrido en ocasiones anteriores.

La huelga de hambre y sed del Premio Sajarov 2010 a la Libertad de Conciencia ha llamado la atención de organizaciones de Derechos Humanos y líderes políticos, que exigen al Gobierno de la Isla acceder al pedido del opositor, con el fin de proteger su vida. Sin embargo, el régimen castrita no se ha manifestado al respecto.

Ayer, la Unión Europea (UE) mostró su preocupación por la salud del disidente cubano y defendió la libertad de expresión y reunión como fundamentos de sociedades abiertas.

“Hemos planteado nuestras preocupaciones respecto a la salud del señor Fariñas y su bienestar a las autoridades cubanas. La UE defiende los derechos humanos universales, incluyendo el derecho a la libertad de expresión y de reunión, que son elementos esenciales para las sociedades abiertas, dinámicas y participativas”, aseguró un portavoz de la Comisión Europea.

Fariñas acumula desde 1995 un total de 25 huelgas de hambre, la última hasta ahora en 2010, cuando hizo 100 días de ayuno, la mayor parte de ellos hospitalizado, para pedir al Gobierno la liberación de un grupo de opositores presos que estaban enfermos.

Según los datos de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, en lo que va de año se han contabilizado más de siete mil 300 detenciones por motivos políticos.