Venezuela, el peor de Sudamerica para periodistas

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Gráfico La Razón

Venezuela es ahora más peligroso y menos abierto al ejercicio de la libre expresión.

De acuerdo con el Índice de Libertad de Prensa, elaborado por la organización Reporteros sin Fronteras, el país que gobierna Nicolás Maduro cayó 21 puestos en el ranking difundido ayer, con lo que se ubica en el lugar 137 de 180 países.

“Año negro para los medios de comunicación venezolanos. La crisis económica y social que sacudió Venezuela en 2014 tuvo un impacto desastroso en la libertad de información. Las continuas manifestaciones fueron teatro de numerosos insultos, agresiones, amenazas y detenciones arbitrarias de periodistas locales y extranjeros, quienes también padecieron el robo y la destrucción de su equipo”, reza el documento disponible en la página de la asociación.

En 2014, el país se colocó en el sitio 116. Sin embargo, actualmente, el gobierno encabeza un acoso contra los medios opositores que deviene en el cierre de periódicos y clausura de cadenas televisoras.

“El principal responsable fue la Guardia Nacional Bolivariana, pero algunos actos también fueron cometidos por manifestantes y grupúsculos paramilitares. El hostigamiento que padecen los periodistas y los medios de comunicación continuó, fuera de las manifestaciones”, insistió el texto.

La agrupación de defensa de la libertad de prensa sostuvo que los medios están polarizados entre los que son progubernamentales y aquellos de la oposición. Esto revela una falta de pluralismo.

“La Guardia Nacional Bolivariana dispara a periodistas en las manifestaciones aunque se identifiquen claramente como tales”, reiteró.

Como las naciones con mayor libertad de prensa figuran nuevamente Finlandia, Noruega y Dinamarca. Entre los que tienen más restricciones a la labor periodística se encuentran Cuba, Arabia Saudita, Irán, China y Corea del Norte, entre otros.

El Índice Mundial de la Libertad de Prensa es elaborada anualmente considerando el pluralismo e independencia de los medios de comunicación, además de la seguridad y el respeto al trabajo libre de los periodistas en cada país.

El índice anual que mide la intensidad de los ataques a la libertad de información en el mundo finaliza este año con 3.719 puntos, es decir, un alza de ocho por ciento respecto a 2013 y de cerca de 10 por ciento con relación a 2012. Un retroceso que afecta a todos los continentes.