Viaja comisión para plan de entrega de reportero francés

Hombre muere arrollado en la autopista Lechería-Texcoco
Por:

El reportero Romeo Langlois se convirtió en noticia

Bogotá.- Una comisión encabezada por la ex senadora Piedad Córdoba viajó el martes al sur colombiano donde espera recibir indicaciones de dónde las FARC entregarán a un reportero francés que mantienen en cautiverio desde hace un mes.

Antes de partir desde Bogotá, Córdoba dijo a reporteros que el martes espera recibir de la guerrilla el sitio exacto donde recoger al periodista galo Romeo Langlois.

"Vamos todos juntos con los (delegados) de Francia y con los de la Cruz Roja" Internacional, dijo la ex senadora. El miércoles "temprano debemos tener las coordenadas y salimos muy temprano", agregó.

Las FARC anunciaron el sábado, en un comunicado, que entregarían a Langlois el 30 de mayo.

La comisión de la que forma parte Córdoba, así como un delegado del gobierno de Francia Jean-Baptiste Chauvin y miembros del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) llegó poco después a su destino: la localidad de Florencia, capital del departamento de Caquetá y a unos 380 kilómetros al suroeste de Bogotá.

Desde Florencia, el grupo partirá el miércoles a un punto no revelado para buscar a Langlois, en poder de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde el 28 de abril.

Langlois, de 35 años, realizaba un reportaje sobre el combate a las drogas en Colombia y acompañaba a una unidad militar y policial en labores de destrucción de laboratorios de procesamiento de cocaína cuando el 28 de abril se produjeron combates con las FARC en una zona rural de Caquetá.

En los choques armados murieron cuatro uniformados, mientras Langlois resultó herido en su brazo izquierdo. En imágenes de Langlois, divulgadas el lunes por la cadena Telesur, con sede en Caracas; el reportero mostraba una venda desde la altura del codo izquierdo y en breves declaraciones dijo encontrarse bien.

El reportero colabora con la televisora France 24 y el diario Le Figaro y está radicado desde hace más de una década en Colombia.

Las FARC dijeron el 6 de mayo que Langlois es un prisionero de guerra porque vestía prendas militares y que por tanto la guerrilla no había violado su compromiso anunciado en febrero de cesar los secuestros de civiles.

El ministerio de la Defensa ha asegurado que el periodista llevaba un casco verde y un chaleco por seguridad y que se los quitó en medio de la balacera para identificarse como civil.