VIDEO: Magnate de Camboya da severa golpiza a modelo

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fotos: Twitter

Ek Socheata, conocida artísticamente como Sasa, ha desatado una de las mayores reacciones de la sociedad camboyana en contra de la impunidad y la violencia contra la mujer tras sufrir una brutal paliza a manos de un poderoso magnate.

El vídeo de la agresión que recogieron cámaras de seguridad y que la víctima subió a una red social movilizó hasta al primer ministro, Hun Sen, algo excepcional en Camboya.

Casi un mes después del asalto, Sasa se muestra relajada en la tienda de su propiedad cercana a la ribera del Mekong en Phnom Penh, y asegura que, aunque su cuerpo ya no muestra signos de violencia, aún le cuesta dormir y se siente “en un lugar muy oscuro”.

La figura televisiva contó la sucesión de eventos que terminaron con el arresto del empresario Sok Bun, que actualmente se enfrenta a una condena de hasta 5 años de cárcel tras declararse culpable de agresión.

“Antes del incidente, una amiga japonesa me contó que un hombre rico, un tal Bun, había tratado de violarla, pero prefirió mantenerse callada porque tiene un restaurante y quería estar a salvo”, relata la ex presentadora.

Después de este supuesto incidente, las cámaras de seguridad de un restaurante captaron el dos de julio como el empresario intenta llevarse a la fuerza a la mujer japonesa, que se encontraba visiblemente ebria, mientras descansaba junto a Sasa.

“Decía que no quería irse, que quería dormir allí. Cinco veces intento cogerla del brazo, hasta que me dijo: no quiero irme, por favor ayúdame”, cuenta la celebridad camboyana.

Sok Bun se marcha, pero vuelve a los pocos minutos acompañado de su guardaespaldas, quien discute con Sasa, ella le lanza su teléfono móvil y el empresario interviene agrediéndola de forma salvaje, propinándola puñetazos, patadas y arrastrándola por el suelo del local “como si fuese una pelota”.

Durante la embestida, el guardaespaldas mantiene una pistola desenfundada que apunta a la mujer mientras recibe los golpes.

Con información de EFE