Ya sin perdón, ordenan reencarcelar a Fujimori

Ya sin perdón, ordenan reencarcelar a Fujimori
Por:

En un acto sin precedentes en la historia peruana, la Corte Suprema anuló un indulto humanitario al exdictador Alberto Fujimori y ordenó su retorno a la cárcel para que termine de cumplir su larga condena por abusos contra los derechos humanos; ayer, tras la determinación judicial, el político peruano japonés salió de su casa rumbo a una clínica local en una ambulancia.

Imágenes difundidas por las televisoras locales mostraron al exmandatario acompañado de su hijo menor, Kenji Fujimori, un legislador suspendido; ambos bajaban de una ambulancia apoyado en un bastón, para ingresar al sanatorio Centenario Peruano Japonesa, donde el hombre revisa el estado de su salud. En las afueras del centro médico se encontraban varios agentes de la policía judicial.

El abogado de Fujimori, Miguel Pérez, apeló la decisión judicial y argumentó, a través de un documento mostrado a los medios, que en caso de reingresar a prisión, el expresidente sufriría “un inminente riesgo de muerte súbita” debido a que tiene 80 años.

El juez supremo, Hugo Núñez, revocó el perdón y ordenó la captura de Alberto Fujimori para que culmine su sentencia de 25 años por el asesinato de 25 peruanos en su gobierno, en la década de 1990.

Aunque en enero su partido cuestionó “la forma en qué se logró” el indulto que le otorgó el expresidente Pedro Pablo Kuczynski, la hija y líder opositora, Keiko Fujimori, comentó a la prensa que era el “día más triste” para su familia.

Es “extremadamente doloroso saber que un juez le ha quitado la libertad a mi padre, señalando que como no está moribundo no tiene derecho a un indulto humanitario”, agregó.

Keiko, excandidata presidencial, cuyo grupo político domina el Parlamento unicameral, formuló un llamado a sus enemigos políticos: “les digo ya basta, pongan un alto y un límite al cálculo político, al odio, al ensañamiento”, reseñó AP.

La vocera del partido fujimorista, Úrsula Letona, culpó al gobierno del presidente Martín Vizcarra en la decisión de anulación del indulto. “Es una clara intromisión de lo que pasa en el poder judicial”, dijo.

El gobierno y la oposición fujimorista mantienen un choque de poderes, luego que Vizcarra se tornó popular por impulsar reformas contra la corrupción, entre ellas del poder judicial.

“NO HAY VENGANZA”, ES JUSTICIA. De acuerdo con Gloria Cano, abogada de las 25 víctimas asesinadas entre 1991 y 1992, en manos de Fujimori, en la decisión judicial no existía “ninguna venganza”.

“Fujimori no había cumplido la mayor parte de su sentencia, no había pagado la reparación civil y no había pedido perdón a los familiares de las víctimas, como lo estableció la Corte Interamericana de Derechos Humanos”, declaró a AP.

Cano también denunció que la excarcelación de Fujimori, ordenada en la víspera de la Navidad de 2017 por el entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski, había sido un “pacto político para lograr impunidad” entre Kuczynski y un grupo parlamentario ligado a Kenji, el hijo menor de Fujimori, en momentos en que Kuczynski tenía un gobierno debilitado y enormes presiones de la oposición parlamentaria.

En su decisión registrada en un documento de 224 páginas, el juez de la causa explicó que el indulto “es incompatible con las obligaciones internacionales que vinculan al estado peruano, entre ellos la Convención Americana de Derechos Humanos; además, hay pronunciamientos del Tribunal Constitucional, según los que no procede el indulto en delitos de lesa humanidad”.

La Corte Interamericana dio a los tribunales de Perú hasta este mes para verificar si el indulto era legal de acuerdo con las leyes internas e internacionales a las que Perú está suscrito.

La administración de Kuczynski justificó el indulto a Fujimori porque supuestamente padecía de “una enfermedad progresiva, degenerativa e incurable”, aunque no brindó pruebas de ello.

El Dato: El exmandatario permanece hospitalizado, luego de conocerse la orden judicial para reaprehenderlo.