Museo de Arte Moderno exhibe lo mejor de su colección permanente

Vida cotidiana, surrealismo, violencia y amor son los temas de la exposición "Somos Museo"; en "Patrimoniales" se reúnen 130 piezas realizadas entre 1913 y 1974

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
"Patrimoniales" y "Somos museo", en el Museo de Arte Moderno estarán abierta al público a partir del 28 de septiembre. Foto: Cuartoscuro

Una colosal selección de pinturas, esculturas, fotografías y tapices que responden a determinados giros temáticos para que el visitante pueda valorarlos como objetos artísticos y testimonios de formas de ver y sentir en el siglo XX integran las muestras Patrimoniales y Somos museo“.

Las exposiciones que a partir del 28 de septiembre se presentan en el Museo de Arte Moderno (MAM), en la Ciudad de México, ofrecen un recorrido que abarca la más panorámica secuencia de obras emblemáticas de ese espacio museístico y que invita a su apreciación cabal.

Silvia Navarrete, directora del recinto, comentó que las muestras presentes en el 54 aniversario del museo despliegan lo mejor de su colección permanente.

“Se trata de una memoria viva del siglo XX y un bien común al pueblo de México; es una idea que queremos transmitir al público para que se dé cuenta de que esta colección es suya”, dijo Navarrete quien agregó que, para ambas muestras, “se hizo una selección de las obras que consideramos las mejores, las más representativas del arte mexicano del siglo XX“.

Así, “Somos museo” es el resultado de un trabajo colectivo inusual, a cargo de trabajadores internos cuya labor cotidiana, administrativa o de custodia en sala, favorece una perspectiva única.

Tal visión de equipo por parte de quienes hacen posible el funcionamiento operativo del MAM se revela mediante 42 obras hechas entre 1919 y 2007, entre pinturas, fotografías, objetos escultóricos, dibujos e impresiones heliográficas, divididas en cuatro núcleos sobre temas recurrentes en la historia del arte mexicano.

Es caso de vida cotidiana, surrealismo, violencia y amor, a través de piezas célebres como “La espina”, de Raúl Anguiano, y “La vendedora de frutas”, de Olga Costa y otras de presencia más esporádica.

Las experiencias y anécdotas que han quedado en la memoria de los trabajadores tejen la insólita crónica doméstica de la colección y aportan datos inéditos a la historia del MAM.

El común denominador y el proceso de selección fue el interés del público, recogido en el contacto con los visitantes, así como el papel de interlocutor que juega el museo entre obra y público.

Por su parte, “Patrimonialesreúne 130 piezas realizadas entre 1913 y 1974, entre pinturas, esculturas, fotografías, litografías y dibujos cuyo valor histórico las vuelve tesoros del patrimonio artístico del pueblo de México.

Frida Kahlo, Saturnino Herrán, José Clemente Orozco, María Izquierdo, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Dr. Atl y Rufino Tamayo son algunos de los artistas de quien se presentan.

Se trata de autores imprescindibles para aquilatar y disfrutar los movimientos artísticos que dieron identidad y peso internacional al arte moderno mexicano.

De acuerdo con Navarrete, el acervo del museo comprende tres mil 36 obras, de las que 108 se consideran patrimoniales y engalanan, en su mayoría, la exhibición.

Además de magnífica obra plástica, salvo de Remedios Varo, quien recibirá en octubre un homenaje propio en la sala D, en Patrimoniales destacan el Archivo María Izquierdo, cuya custodia está a cargo del Museo de Arte Moderno, y los proyectos de murales de los llamados “Tres grandes” Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco, al que se anexó el poco conocido proyecto de mural de María Izquierdo.

Con información de Notimex.

oat