• Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Hasta su conectado nido al fondo de la grieta en el muro, llega al escorpión el ánimo Pacheco (de José Emilio, se entiende): “Nada altera el desastre: llena el mundo / la caudal pesadumbre de la sangre”, lee el arácnido en el verso del poeta de la desesperanza. Y no es para menos ante la circunstancia del país, en medio de un proceso político-electoral oneroso y primario, donde como última novedad la lista de candidatos a diputaciones plurinominales sólo reitera fueros y privilegios para delincuentes de toda ralea y partido.

En el año 2000, ilusionado por Fox como buena parte del país, Enrique Krauze escribió: “La ‘dictadura perfecta’ —como la llamó Vargas Llosa— murió, sin llantos ni obituarios, el 2 de julio de 2000”. Dos sexenios después, en 2012, y ante el triunfo de Peña Nieto, matiza en el diario español El País: “La ‘dictadura perfecta’ quedó en el pasado. Lo que vivimos ahora es algo más prosaico y normal: una democracia en construcción. Y nuestras acciones, pronto se verá, irán al alza”. Curioso aceptar, finalmente, la tesis de la dictadura perfecta sólo para despedirse de ella y tras haberla negado por una década.

 

Más de 24 millones de pesos se donaron en 2017 para la biblioteca privada con acceso público del Centro Fox.

 

¿Al alza?, se pregunta el alacrán, mal habituado a los sismos y al desvío de los recursos para la reconstrucción: al alza la violencia policiaco-criminal (ir a Veracruz es un viaje al secuestro, la desaparición y la fosa clandestina, tal como en Guerrero, Coahuila, Nayarit o Colima); al alza los feminicidios (esta semana una enfermera militar, una funcionaria de alcaldía del estado de Guanajuato, una joven trabajadora de Mundo E perdida en Ecatepec); al alza como nunca la corrupción (casas blancas, socavones, estafas maestras, empresas fantasma, OHL, Odebrecht, desvíos multimillonarios a las campañas electorales, compra de “intelectuales” financiados con dineros públicos); al alza la impunidad (de criminales, homicidas, funcionarios públicos menores, secretarios de estado, gobernadores); al alza los beneficios para las élites del país. Al alza el desastre.

Pero como ésta es una columna cultural, el venenoso opta mejor por celebrar los más de 24 millones de pesos donados en 2017 (sin transparencia y autorizados por Hacienda) para la biblioteca privada con acceso público del Centro Fox, según reportó el portal sinembargo.mx

Vicente Fox, tan probado lector de “Borgues” que le concedió el Nobel, y Marta Sahagún, reconocida admiradora de “la escritora Rabinagrand Tagora”, al parecer tienen la mejor biblioteca privada-pública del país, a la cual, colige el artrópodo, asisten con regularidad los habitantes de San Cristóbal, Guanajuato.

Al alza también los ansiolíticos en el nido del escorpión.

Latest posts by Alejandro de la Garza (see all)

Compartir