Necesario, contrarrestar reforma tributaria de EU

RAZONES FINANCIERAS

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Recientemente, el Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó para 2018 el estimado de crecimiento económico de México, de 1.9 a 2.3 por ciento, lo cual va en línea con las últimas perspectivas del IMEF y representa estabilidad del entorno nacional en momentos de alta incertidumbre provocada por los efectos de tres factores: la reforma tributaria de Estados Unidos, el proceso de renegociación del TLCAN y las elecciones federales del 1 de julio.

Lo antes mencionado determinará nuestro presente y futuro inmediato, siendo la reforma tributaria de Estados Unidos la que mayor repercusión podría generar en la economía nacional y por ello, el IMEF considera necesario impulsar un plan de acción para contrarrestar sus efectos e insiste en disminuir las tasas del ISR e IVA, así como la generalización de éste último, definiendo una canasta básica para no afectar a los más necesitados.

Hoy, la reforma tributaria estadounidense urge concretar una reforma fiscal en México, independientemente de los tiempos electorales de la agenda nacional, cuyo fin sería evitar la pérdida de ventajas competitivas de carácter fiscal y la posibilidad que en la ausencia de cambios, empresas trasnacionales posterguen inversiones o las redireccionen a otras latitudes. Dicha disminución de inversiones se traduciría en menores empleos para el ciudadano común y menores posibilidades de tener empleos mejor pagados. El nuevo régimen fiscal estadounidense pudiera compensar las ventajas que hoy tiene México en cuanto a costo laboral.

En opinión del IMEF, esta urgencia significa aprobar a la brevedad una reforma fiscal en nuestro país, ya sea en el primer periodo ordinario de sesiones o a más tardar, una vez que se hayan llevado a cabo las elecciones.

Mientras eso sucede, el IMEF propone tres alternativas de aplicación inmediata: incluir una depreciación acelerada general que apoye la disminución de las tasas efectivas del ISR en los primeros ejercicios y fomente la inversión; aprobar una tasa del ISR que aplique a las utilidades fiscales que se reinvierten en las empresas y el permitir la deducibilidad total de las prestaciones de previsión social. 

Cada una de estas medidas apoyaría a las empresas instaladas en nuestro país y su implementación es independiente de los cambios tributarios que pudieran generarse mediante un proceso de cabildeo y conciliación política. La coyuntura nacional y global lo amerita y su instrumentación es necesaria para el país.

Latest posts by Fernando López Macari (see all)