“Necesitamos más mexicanos en EU”: Red Hot Chili Peppers

La banda originaria de California regresó para promocionar su más reciente disco y motivar la esperanza de los mexicanos.

Red Hot Chili Peppers
El álbum 'The Getaway' los trajo de vuelta a México (Foto: momentfactory.com)

The Getaway, el undécimo álbum de los Red Hot Chili Peppers los trajo de vuelta a México tras casi año y medio de gira por el mundo.

Las dos fechas, que los RHCP anunciaron en nuestro país desde febrero, agotaron sus entradas en poco tiempo y los 21 mil asistentes de cada una acudieron a la cita este 10 y 11 de octubre en el Palacio de los Deportes.

Como siempre, la segunda fecha genera menos expectativa que la primera pero los Red Hot se encargaron de que ambas fueran igual de impresionantes.

Con el recinto lleno, los Chili Peppers salieron al escenario en su segundo concierto en la Ciudad de México y después de una breve introducción funky comenzó el espectáculo.

“Can’t Stop” hizo saltar al público por primera vez en la noche, seguida de “Dani California” y “The Zephyr Song”; las tres, canciones sorpresa para quienes conocían el setlist del día anterior.

Entre “Dark Necessities” y “Go Robot”, los primeros sencillos de The Getaway, RHCP se remontó a sus inicios con “Mommy Where’s Daddy?” y “Me & My Friends”. La improvisación (jamming) previa a “Californication” hacía sospechar que el momento más esperado de la noche llegaba y los primeros acordes de su emblemática rola hicieron notar que el disco homónimo es uno de los preferidos de los mexicanos pero, de éste, sólo sonó dicha canción.

Acompañados de video con efectos psicodélicos sincronizados con una instalación de luminarias cinéticas, Anthony Kiedis, Michael Bazary Flea, Chad Smith y Josh Klinghoffer viajaron por el Blood Sugar Sex Magic y el By the Way frente a miles de celulares que grababan los energéticos o calmos movimientos de las luces que respondían al ritmo del espectáculo.

De repente el escenario se fundió en negro y las pantallas se encendieron con fotografías de héroes en las labores de rescate tras el reciente sismo que afectó la Ciudad de México. El público gritaba el nombre del país que perdió a más de 300 personas en la tragedia del 19 de septiembre.

Entonces, Klinghoffer salió con su guitarra a interpretar “I know it’s gonna happen someday” de Morrissey, una canción que invita a no perder la esperanza mientras se pasa por un momento difícil. El público acompañó el cover con las luces de sus celulares alumbrando el Domo de Cobre.

My love, wherever you are
Whatever you are
Don’t lose faith
I know it’s gonna happen someday
To you

Please wait
Please wait
Oh, wait
Don’t lose faith

You say that the day just never arrives
And it’s never seemed so far away
Still, I know it’s gonna happen someday
To you

Please wait
Don’t lose faith

“I know it’s gonna happen someday” – Morrissey

“Goodbye Angels” preparó la catarsis de energía que sería “Give it away” en el cierre de
la visita de los Red Hot Chili Peppers a la CDMX. La banda se despidió mostrando su apoyo a México y contrariando la postura de Donald Trump mientras las luminarias formaban su logotipo que minutos después fue aprovechado por los fans para tomarse fotos y llevarse un recuerdo más de esa memorable noche.

“Necesitamos más mexicanos en Estados Unidos”

 Michael Balzary, Flea, RHCP

Queja frecuente: “faltaron muchas”

Los californianos prescindieron de varios éxitos para dar lugar al jamming antes de cada canción, hecho que no muchos asistentes valoraron. Sin embargo, los Red Hot mostraron por qué se les considera los padres del punk funk.

Colaboración con Stephanie Reyes

Lee más: