A la baja, ingresos de estados y municipios

Popocatépetl registra columna de ceniza de 800 metros
Por:
  • larazon

Por Aura Hernández

La crisis internacional y la recesión que impactaron al país provocaron que los grandes perdedores fueran los estados y municipios, ya que durante el año pasado vieron reducidos sus recursos en casi 11% con respecto al 2008.

De acuerdo al “Informe sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública al cuarto trimestre de 2009”, las aportaciones, participaciones, subsidios y convenios realizados con las entidades federativas, llamados en conjunto recursos federalizados, en 59 mil 499 millones de pesos menores a lo registrado un año antes.

Esta disminución en las transferencias federales se debe a la menor recaudación del gobierno federal como resultado de la fuerte contracción de la actividad económica y, de acuerdo a varios analistas, al despilfarro a manos de las mismas entidades federativas de los excedentes petroleros que se tuvieron en años anteriores.

A diferencia del gobierno federal que pudo hacer uso del remanente del Banco de México, de coberturas petroleras y de diversos fondos de estabilización para afrontar la caída en la recaudación, los estados y municipios sólo contaron con el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas, el cual resultó ser insuficiente para compensar la caída.

Ante dicha situación, el gobierno federal tuvo que “potenciar” los recursos del fondo de las entidades federativas para obtener recursos adicionales y así compensar la falta de dinero que causó que algunos municipios dejaran de pagar la nómina de los empleados de gobierno e, incluso, a la policía.

El esquema puesto en marcha por el gobierno federal permitió que, a través de doce instituciones financieras, aproximadamente 13 mil millones de pesos del fondo se convirtieran en 44 mil 981 millones que fueron repartidos entre las entidades y municipios.

Si se toman en cuenta los recursos obtenidos de la “potencialización” del fondo, la contracción de 15.7% en las participaciones federales se reduce a 5.6% con respecto a 2008 y a 2.2% con respecto a lo presupuestado para ese año, resaltó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Esta situación ha puesto sobre la lupa de las autoridades, la necesidad de una mayor transparencia en el uso de las transferencias federales por parte de los estados y municipios, así como la importancia de la armonización contable.

El Estado de México y el Distrito Federal se mantuvieron como las entidades con mayores transferencias de recursos federales con 93 mil 446 millones y 87 mil 222 millones de pesos, respectivamente, es decir, en conjunto una quinta parte del total del gasto federalizado que se repartió entre las entidades.

 El gobierno dejará de percibir por exenciones y tratamientos espe-

ciales 500 mil millones de pesos, cantidad equivalente a 3.98% del Producto Interno Bruto (PIB).

agp