Abren la carrera a nuevas petroleras

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

La tercera convocatoria de la Ronda Uno, en la que se licitarán 26 campos terrestres de crudo y gas, atraerá una inversión de 620 millones de dólares en los primeros cinco años e incluso, por la magnitud de los proyectos, podrán participar más empresas mexicanas establecidas y habrá oportunidad para la creación de nuevas.

Según el titular de la Secretaría de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, esta tercera etapa es una oportunidad para que empresas mexicanas ganen algunas de las licitaciones, ya que 22 de los 26 campos son pequeños, cuentan con infraestructura para producción y ya tienen instalados ductos para el transporte de los hidrocarburos, por lo que la inversión será menor.

Ante esto, el presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), Juan Carlos Zepeda, comentó que toda la infraestructura de transporte, es decir, los ductos para gas y crudo, será de acceso abierto y le tocará a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) determinar las tarifas para su uso.

En esta ocasión, la operación de los campos se hará al obtener una licencia y no a manera de producción compartida, como en las primeras dos licitaciones, por lo que las empresas que ganen se quedarán con la producción pero pagarán una cuota compensatoria a la Secretaría de Hacienda, además de 30 por ciento de Impuesto Sobre la Renta (ISR) y otro gravamen por exploración y extracción.

El impuesto por actividades exploratorias será de mil 500 pesos por cada kilómetro cuadrado y la compañía tendrá que pagar seis mil pesos más por la extracción del petróleo.

En cuanto al gas, habrá variables en los gravámenes, los cuales se analizarán, explicó Zepeda durante la presentación de la tercera convocatoria de la Ronda Uno.

Las compañías interesadas en licitar alguno de estos “campos menores” deben tener un capital contable de al menos cinco millones de dólares y para las áreas grandes más de 200 millones de dólares.