Sábado 11.07.2020 - 00:31

Alza en la demanda de crudo equilibra precios

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

La demanda mundial de petróleo en 2015 podría aumentar 1.6 millones de barriles más que en 2014, y alcanzar su mejor nivel de los últimos cinco años, al colocarse en 94.22 millones de barriles diarios, comparado con los 92.62 millones de barriles del año pasado, lo que provocaría un reajuste positivo en los precios del crudo a nivel internacional, a mediano o largo plazo.

Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), la diferencia entre la oferta, que en el último trimestre fue de 96.53 millones de barriles diarios, y la demanda, que es menor, es uno de los factores clave para que los petroprecios hayan caído en más de 50 por ciento en el último año, aunado a la fortaleza del dólar.

Asimismo, expone que en el segundo trimestre del año la oferta de los países pertenecientes a la OPEP, como Arabia Saudita e Irán, y los que no están agrupados en el organismo, como Estados Unidos y Rusia, sumó una producción de 96.5 millones de barriles diarios, generando una sobreoferta de tres millones de barriles diarios, respecto a la extracción en el mismo periodo, que en promedio fue de 93.5 millones de barriles diarios.

En su reporte mensual, la agencia indica que en julio y agosto volvió a caer el valor del crudo, luego de una ligera recuperación, por eso se encuentra en niveles cercanos a los 50 dólares por barril, en el caso del Brent, y unos 40 dólares, en el caso del West Texas Intermediate (WTI), lo cual es consecuencia de las presiones de algunos grupos petroleros.

Cabe recordar que el crecimiento de la oferta es consecuencia de la estrategia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), de mantener su producción diaria por arriba de los 30 millones de barriles, para forzar a las naciones que no pertenecen a este organismo, como Estados Unidos, a disminuir su creciente explotación de pozos petroleros.

Dicha estrategia ha ocasionado que las firmas petroleras mejoraran su eficiencia, y haya, recortado costos ante un panorama de bajos precios, por lo tanto, se prevé que a finales de año y en 2016, los países no pertenecientes a la OPEP vean un declive en la extracción.