ARA ve salvacion en subsidios aprobados

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto Especial

Luego de enfrentar un 2013 catalogado como año difícil para el sector vivienda, la desarrolladora ARA confirmó que participará en el programa de subsidios que otorgará el gobierno federal para incrementar la construcción de viviendas.

En entrevista a La Razón, Germán Ahumada, presidente de la empresa, comentó que en 2013 el crédito bancario a los desarrolladores se frenó, lo que implicó un decrecimiento en escrituración de casas para esta empresa al reducir su monto de seis mil millones de pesos a cinco mil 700 millones.

Sin embargo este año se vislumbra diferente, argumentó, ya que el gobierno federal lanzó un programa de subsidios por 12 mil 600 millones de pesos para dar facilidades a los constructores de colocar sus viviendas.

“Ahora que hay reglas claras y un programa histórico, sí vamos a entrar. La realidad es que entrábamos poco en este segmento, porque era un monto limitado y es complicado con tantos cambios que había habido cada año”, dijo.

De acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi), el monto para el subsidio que se otorgará en este año servirá para colocar 450 mil viviendas.

El consorcio ARA espera obtener un subsidio para colocar al menos cuatro mil 200 viviendas del segmento media y residencial, con un valor aproximado de 490 mil pesos por cada casa.

Conmemorando su 37 aniversario, el presidente de ARA recordó los momentos de crítica que enfrentó por parte de sus contrincantes, quienes ahora enfrentan problemas financieros.

Desde hace varias décadas, ARA era señalada como una empresa con una estrategia conservadora en construcción de viviendas, estrategia que hasta ahora continúa pero que le ha traído estabilidad financiera.

Mientras el valor de mercado de otras desarrolladoras cayó hasta 90 por ciento, ARA se mantuvo con un crecimiento de 30 por ciento respecto a 2012, al ubicarse en seis mil 682 millones de pesos.

“El tiempo nos dio la razón, la realidad es que sí me siento muy bien, pero no tanto por ser reconocido, sino porque veo un gran futuro a la vivienda. A través de los años que a uno lo critiquen o no, no es tan importante si no se ve una buena perspectiva a futuro”, comentó.

Para Germán Ahumada, agosto y septiembre de 2013 fueron los meses más críticos en la operación de la empresa, ya que al ser “contaminados” por la mala reputación de sus competidores, los bancos le cerraron el financiamiento y enfrentaron problemas para negociar un reemplazamiento de su deuda que contrajeron con las instituciones bancarias.

Hasta diciembre de 2013, ARA logró renegociar su deuda de dos mil 571 millones de pesos a pagar hasta 2020.