Arranca un negocio con poco capital

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Por Karla Ponce

Si estas cansado de salir a buscar trabajo y no encontrar una oportunidad que se ajuste a tu perfil, es momento de que pienses en un negocio propio aunque cuentes con poco capital. ¿Cómo hacerlo? Emprende en una isleta.

Estos modelos de negocios se distinguen de los convencionales porque su tamaño es inferior, ya que no requieren de un local específico, sino que se constituyen en pequeños kioscos o stands donde se comercializan una gama infinita de productos y servicios.

¡Sí! Están en los pasillos de todos los centros comerciales, tiendas departamentales, autoservicios, además de cines.

Su objetivo es lograr que los clientes encuentren todos los productos y servicios que requieren para sus actividades diarias en un mismo lugar.

Pero lo mejor de todo es que alcanzan los mismos niveles de rentabilidad que cualquier otro negocio, sólo que a menor costo debido a que los gastos en renta de local y adecuación del punto de venta se reducen hasta 50 por ciento.

¿Algo más? Estos negocios se relacionan con el volumen y la novedad, venta al detalle de impulso o antojo, que son todas aquellas compras que se realizan sin planeación.

Por lo que puedes emprender en un negocio dedicado a la venta de accesorios femeninos, cosméticos, postres que van desde helados hasta donitas, además de comida rápida como pizzas y hamburguesas.

El límite lo pones tú debido a que la inversión para arrancar un negocio de este tipo oscila entre los 80 mil y los 400 mil.

La diferencia radica en que no es lo mismo iniciar un negocio por cuenta propia que adoptar una franquicia. ¿Cuál es el más conveniente? Debes de tomar en cuenta que para emprender un negocio de manera individual no sólo debes poseer una idea original, también requerirás hacer un plan de negocio en el que definas los procesos de operación, administración, publicidad, además tendrás que incluir proyecciones financieras.

Si optas por una franquicia, tienes la ventaja que el concepto ha sido probado, por lo que se disminuye hasta 90% el riesgo de tu inversión debido a que cuenta con manuales que involucran desde la adquisición de insumos y administración del negocio hasta la capacitación necesaria para arrancar con éxito.

Por si fuera poco, las marcas que manejan isletas generalmente te proporcionan el local fabricado y predecorado con lo que el tiempo que requerirás para iniciar operaciones se reducirá al mínimo.

Eso sí. Enrique Alcázar, director general de la consultora en negocios y franquicias Alcázar & Aranday, te pide hagas bien los cálculos de tu franquicia debido a que deberás pagar utilidades por el uso del nombre comercial al que te unas.

Sin importar la manera en la que decidas emprender, la clave de éxito de este negocio, es tener un estricto control de inventario de productos para que siempre puedas cumplir las necesidades de los clientes.

¡No lo pienses más! Escribe tu historia empresarial con este tipo de negocios de baja inversión. Los resultados serán remunerables.

Emprende con el pie derecho

Convertirte en tu propio jefe a través de este modelo de negocio no es sencillo. Para que tu aventura sea fructífera asegúrate de llevar a cabo el siguiente proceso:

Identifica tus intereses. Define el sector en el que tu desenvolvimiento sería mejor con el objetivo de que emprendas en un giro que no sólo sea de tu agrado, sino también en el que puedas desarrollar todos sus conocimientos.

Haz un check up. Evalúa los montos de inversión de las franquicias de tu interés, el pago de regalías y el tiempo en que se recupera la inversión, para que calcules las utilidades. Haz el mismo ejercicio con un una idea propia, verifica las ventajas de arriesgarte a ir solo. Este ejercicio, te hará elegir la mejor opción.

agp