Banxico eleva estimación de inflación hasta 4.8% en 2018

Entorno global sigue presentando riesgo para crecimiento económico: Banxico
Por:
  • eduardo_venegas

El Banco de México (Banxico) elevó sus niveles de inflación para el segundo y tercer trimestre del año, respecto a su previsión anterior, por lo que se mantendrá por arriba del 4.0 por ciento.

Para el segundo trimestre, el incremento de precios sería de 4.8 por ciento, cuando en en el informe previo se anticipó de 4.1 por ciento. En tanto, la inflación para el tercer trimestre sería de 4.3 por ciento, contra una previsión previa de 3.6 por ciento.

Mientras tanto, mantuvo su estimación del Producto Interno Bruto (PIB) para 2019 de entre 2.3 y 3.2 por ciento y de 2.0 a 3.0 para este año.

El gobernador de Banxico, Alejandro Díaz de León, refirió que pese a los escenarios de proteccionismo, incertidumbre global, las negociaciones del Tratado del Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), e incluso elecciones en México, la Junta de Gobierno aseguró que la tendencia de la inflación ha sido la baja desde finales de 2017, cuando está alcanzó 6.77 por ciento, además de que se mantiene el déficit de cuenta corriente en los mismos niveles, de 2.1 por ciento del PIB para este año y 2.3 por ciento para 2019.

Manifestó que entre el balance de riesgos para un panorama negativo para la economía mexicana, destaca que se postergue la renegociación del TLCAN, o que no resulte favorable para el sector productivo, episodios de volatilidad en los mercados internacionales, o nacionales asociados al proceso electoral en nuestro país; mientras que los aspectos que serían favorables para el PIB son: que se resuelve el TLC, que se reactive la inversión y resultados positivos en las reformas estructurales.

Explicó que los efectos de una postergación del TLCAN son parte de los balances de riesgos por sus pocas certezas, que de seguir así, tendría efectos adversos en la economía mexicana.

En cuanto a la inflación, explicó que lo referente a la general, ésta continuaría disminuyendo en todo el año hasta en 3.0 por ciento, mientras que la subyacente, la previsión es que continúe descendiendo y alcance también el 3.0 por ciento en el primer trimestre de 2019.

Sobre la meta de crecimiento del 3.0 por ciento, Díaz de León cree que las acciones de política monetaria de Banxico están encaminadas a que la inflación disminuya y que el crecimiento alcance el 3.0 por ciento, aunque reconoció que las elecciones son un “elemento de riesgo”, asociado a la actividad económica y a la inflación.

Respecto a las posibles cuatro alza de tasas de la Reserva Federal (Fed), Díaz de León no quiso adelantar previsiones al argumentar que evaluarán en su momento con cautela el panorama económico o los riesgos que pueda conllevar en la inflación o en el valor del peso, que al ser una moneda con alta liquidez, puede sufrir efectos de volatilidad.

Por otra parte, el gobernador de Banxico apuntó que la reforma Fiscal de Estados Unidos implica un reto para la economía mexicana, que implica una revisión de los elementos de la competitividad mexicana.

Asimismo, consideró un comportamiento ordenado del tipo de cambio; la ausencia de presiones provenientes del mercado laboral, y una reducción importante de la inflación no subyacente a lo largo de 2018, en la medida que no se repitan el tipo de choques que la afectaron el año anterior.

El gobernador del Banco de México reiteró que las acciones de política monetaria, que se han venido implementando para mantener ancladas las expectativas de inflación de mediano y largo plazo, aunadas al cumplimiento de las metas fiscales en 2017 y al compromiso de hacerlo en 2018, así como a la resiliencia que ha mantenido el sistema financiero. También, por la renovación anticipada de la Línea de Crédito Flexible que México tiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por dos años más, otorgada en reconocimiento de la solidez del marco macroeconómico de nuestro país.

No obstante, aún enfrenta retos de corto y mediano plazo, por lo cual es necesario propiciar acciones que promuevan una mayor productividad en la economía, apuntó el funcionario acompañado por los demás integrantes de la Junta de Gobierno del Banxico, entre ellos la primera mujer subgobernadora, Irene Espinosa Cantellano.